Yo no sabía que podía pasar eso y malditos bastardos sin gloria que tiran piropos

sinsajo

Por @Therius24.

Pasaron varias cosas este año, dignas para hacer un refrito como el que todos los canales de TV abierta hacen por estas fechas porque no tienen cabeza para hacer una hueá nueva e interesante es entretenido. Y me gustaría analizar una de ellas desde el punto de vista del hueón que trabaja desde la casa haciendo uso de Internet.

Como editor en un sitio de noticias de tecnología (fuente de ingresos de este pobre hueón), tengo acceso a un montón de información fresquita con sólo pinchar en Google News. Fuimos uno de los primeros medios digitales en español que dio a conocer que WhatsApp había sido comprado por Facebook, hueá que hizo que cientos de hueones indignados desinstalaran la aplicación y comenzaran a descargar Telegram, Line y Viber, porque pensaban que era el apocalipsis de la mensajería. Con el paso de los días esta hueá se olvidó y todos volvieron a usar WhatsApp, incluido este servidor que siempre ha sido fan de Telegram, pero como nadie lo utiliza, terminé por eliminarlo para que no ocupara espacio que podía ser llenado con música y fotos de minas en pelota desnudos artísticos.

Una de las noticias que me tocó leer y escribir para mi muy querido público de habla hispana, fue el escándalo de las fotos en pelota de famosas actrices de Joligud y pseudo-cantantes/modelos varias. Desde mi heterosexualidad editora vi este hecho como cualquier editor de un medio de noticias que vive de ello podría verlo: clicks en la publicidad. No me voy a hacer el hueón, también vi las fotos de la Jennifer Lawrence en su estado más puro, y exclamé lo que cualquier macho machote verga de acero inoxidable (y lesbiana que se precie de tal) hubiera exclamado: ¡Conchetumadre!

Pero a medida que iba leyendo en Facebook y Twitter acerca del escándalo, me di cuenta de una hueá, y es que todos catalogaban las filtraciones de las imágenes de las estrellas del espectáculo como una violación a la privacidad, e incluso la misma Jennifer Lawrence dijo: “No es un escándalo, es un delito sexual, es una violación sexual y es repugnante. La Ley necesita ser cambiada, tenemos que cambiarla. Es por eso que estos sitios son responsables”.

Estoy de acuerdo y no. Mi querida Jen Law sabe que encuentro penca (más allá de que disfrutara del espectáculo), que sus fotitos se hayan hecho públicas, porque son parte de su intimidad, y eso no debería salir de las cuatro paredes en las que se lleva a cabo. Pero puta, mijitas, ustedes ya no tienen 13 añitos como para que les cuenten el cuento. No nos pueden venir a decir, como reza parte del título de esta hueá de post, que no sabían que podía pasar eso, que pensaban que sus fotitos iban a estar seguras con su contraseña de iCloud. No pueden culpar a la firma de Cupertino por sus fotitos en pelota que un hueón les robó. Porque todo lo que es electrónico e informático caga en algún momento.

A estas alturas del partido ya sabemos que en lo que al mundo digital se refiere, el tejado es de vidrio para todos y en cualquier momento te pueden hackear, puedes perder el teléfono, alguien cercano que sabe que guardas tus más sucios pensamientos y deseos en esos dispositivos te puede robar la cámara, y Cagaste te mandó saludos. Es por eso que no estoy tan de acuerdo con mi estimada Jennifer, porque, pa’ qué estamos con hueás, de violación sexual esa hueá no tuvo nada, fue un hackeo maestro que un hueón se mandó y los sitios que publicaron las imágenes hicieron mierda los servidores con todo el tráfico que llegó hasta ellos lo que, hablando a calzón quitado (metáfora), debió haber significado sus buenos cientos de dólares.

jara

Así que, arriesgando que me hagan mierda las feminazis al peo adoradoras de la Ruffinelli y los hueones defensores de las mujeres que lo único que buscan es tirarse a una mina, lo de las fotitos en Pelotillehue de las estrellas no tiene nada de abuso. Los degenerados pueden ver las imágenes y todo lo demás, pero más allá de eso, fue una pura mala cuea’ pa’ ellas no más, porque usaron un medio, que saben de antemano que es vulnerable, para hacer sus sesiones porno privadas. Y ya que estamos en esta hueá (y esperando que no estén en coma), este mismo tema me da pie para hablar de otra hueá que encuentro muy váyanse a la mierda: los piropos a las minas.

Resulta que ahora (no sé de cuándo existe) en Chile hay una agrupación, el Observatorio Contra el Acoso Callejero Chile, que está buscando penalizar los piropos. Y la verdad es que voy a ser de los primeros en irse a la cana (o ser multado) si sale esta ley culiá.

Porque soy de los hueones depravados que cuando veo a una mina linda, no me aguanto y le digo que es linda. Soy de esos degenerados que no pueden evitar decirle a una mujer que se ve estupenda con el vestido que está usando. Soy de esos bastardos que no se pueden callar y le hacen saber a una jovencita que le gusta el color de su cabello. Soy de esa escoria de la sociedad que no cierra los ojos cuando pasa una mujer sensualmente vestida. Soy de esos desgraciados mal paridos sin respeto que le dice a una mujer el increíble parecido que tiene con Rachel McAdams, pero que ella es más linda aún que la actriz. Mira, así de degenerado soy, este es mi fondo de pantalla.

pantallazo

Sí ya sé que exageré la hueá pero, puta hueón, me dan rabia tantas hueás. Porque ahora quieren penalizar todo po’ hueón, incluso hueás de mierda, cuando hay gente que está pa’l pico y ni siquiera les han pagado las licencias médicas. Y lo que más me molesta es que hay culiaos que se hacen los santos y por Twitter y Facebook se muestran a favor de estos movimientos que buscan defender a las mujeres de los degenerados como yo, pero esos mismos hueones en la calle, con la pura mirada, le hacen de todo a una mujer, o fueron los primeros en descargar las fotos de la Jen Law mostrando el sinsajo antes que las eliminaran de 4chan. Y sé que la hueá es así porque conozco hueones que tienen ese doble estándar.

Hay un caso cercano, un culiao que es evangélico. Todos sabemos que ellos están en contra de las relaciones homosexuales y que Dios hizo al hombre con pene y a la mujer con vagina para que pudieran tener sexo entre ellos y no hombres con hombres ni mujeres con mujeres (¡puaj!). Pero este conchesumadre, que es activo en su iglesia, y toca guitarra y predica por las calles, una vez me mandó a formatear su PC (paso el dato, Mac y PC) porque estaba lento. Me dijo que no importaba que se borrara todo, porque ya había respaldado toda su música y fotos en un disco externo.

Y como yo soy un hueón práctico (escurrío’), y en la medida de lo posible trato de hacerle el quite a los formateos si es que el PC tiene fallas pequeñas fáciles de solucionar, comencé a revisar algunas carpetas que encontré en una partición del disco duro con nombres de archivos de sistema. Hueón, el culiao tenía más de Cuarenta (40) Gigas de puro porno, entre el que habían muchos videos lésbicos (eso lo deduje). Y se llena la boca hablando de la inmoralidad el maricón culiao. Te voy a contar una historia más, ocioso que me lees, porque para esa hueá soy bueno, para contar historias.

Formateos de PC

formateo

Dentro del mismo marco de los formateos de PC’s, una señorita hace mucho tiempo atrás (en la época del MSN), me trajo su notebook porque necesitaba que lo formateara y le instalara un antivirus, porque la hueá se demoraba un kilo en prender y en abrir cualquier programa. Me pidió que le respaldara las fotos que tenía, la música no importaba. El escritorio era una mierda, tenía accesos directos a todo, mil cuatrocientas treinta carpetas con reggaeton, otras mil doscientas con fotos y las quería todas en una sola para ella organizarlas después. Lo peor de todo es que no le iba a cobrar porque soy un hueón caliente tela.

Como soy informático escurrío’ (ya lo dije), apliqué en la barra de búsqueda el comando salvador, *.jpg, que te busca cualquier mierda en el PC que contenga un nombre con la extensión .jpg, extensión de los archivos de imágenes. Así fue como me llevé la grata sorpresa de que también tenía porno, pero que además, se mandaba mensajes con sus amigas acerca de los encuentros sexuales con sus pololos o hueones que habían conocido por ahí. Y puta, si uno no es na’ de fierro po’ hueón, y tení’s que leer cuando se presenta una papita así. Si usted, mi amigo loser, supiera la cantidad de conversaciones almacenadas en la carpeta del MSN con las respectivas imágenes, se daría cuenta de que lo que se dice en las redes sociales no es na’ tan así. Porque esta palomita, ahora de unos 24 añitos, es una de las más indignadas con lo de los piropos y está a favor de la ley culiá y ándate a cagar en el jardín del vecino que se sabía hueás a los 16 que tenía en esa época.

Así que váyanse a la chucha, que le creo a menos de la cuarta parte de los hueones y minas que dicen estar en contra de los piropos porque los encuentran algo vejativo (ni saben lo que significa esa palabra). Es cierto, hay hueones ordinarios y manilargos que merecen que les saquen la chucha o les aforren su combo en locico, pero para los hueones que nos gustan las mujeres y no podemos aguantarnos de decirles que nos gustan (de buena manera, claro), una ley como la mencionada sería casi una dictadura y hasta una castración.

asustado

“Ay, me dijeron washito rico te chuco el pipo. Demandada!”

Y te digo más, estimado loser que me lees en este momento. Tengo amigas lesbianas que también se sentirán como las hueas del chancho si sale una ley así, porque ellas, al igual que nosotros, también gustan de mirar a sus pares escazas de ropa.

Es fácil ser pacifista y defensor del mundo desde la comodidad del PC, el esmarfon o la tablet, pero otra cosa muy distinta es ir a predicarle sobre Dios a los caníbales que sabes que te van a comer con papas. Y digo esta hueá porque yo mismo estoy rodeado de hueones que tiran piedras y esconden la mano. Conozco a un puñado así de grande de hueones que tienen titulazos y magísteres en millones de hueás bacanes y que ocupan cargos públicos y que, además, son de los culiaos que están a favor de estas leyes de mierda, pero son los giles más ladrones, tránsfugos y degenerados que existen en el país y el mundo. Se creen la crem de la crem, los chuchesumadres, y ven Morandé con compañía y la Teletón por las puras minas casi en pelota que salen.

Trabajé durante varios años en un ambiente rodeado de mujeres, y supieran la cantidad de hueás que me ha tocado escuchar y ver. Por eso mismo es que me cuesta creer que a tantas mujeres de verdad les moleste que les tiremos un piropo, y más me cuesta creer que haya hueones que estén de acuerdo en que esta ley se apruebe. En mi experiencia, con lo que he visto en mis años caminando sobre este país culiao hermoso, estos hueones que defienden a las mujeres desde el esmarfon o el pc, son los típicos hueones a los que las minas nos les dan ni la hora, y la única forma de poder llamar la atención de las féminas (y quizás tirarse una en el camino), es apoyando esta clase de hueás estúpidas.

No les creo, hueones, no les creo. Defender a una mujer es meterte cuando el marido o pololo la está insultando o le está sacando la chucha. Cuando alguien ofende a una mujer acusándola de alguna cosa injusta, es ahí cuando tienen que intervenir, así se apoya a las mujeres. No tuiteando indignado mientras ves porno.

Maricones culiaos, indígnense con hueás que valgan la pena.

________________________________________

lectore

N.del E.: Un pequeño recoratorio para algunos:

tontos qls



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(17 votos / 4,18/5)
Loading...