Trivia (pseudo) intelectual: Los Caballeros del Zodíaco

Por Ian Venegas

Me animé a escribir una breve columna sobre un manga bastante popular para quienes crecimos en los 90’, época dorada de Nickelodeon, Cartoon Network y, como no, los animes más queridos y objeto de comentario obligado al otro día en el colegio, Universidad, calle, lo que sea que Ud. estuviere haciendo en la época entonces. Para el día de hoy me centraré en un manga y animé particularmente bueno y popular, la obra maestra del Sensei Masami Kurumada: “Saint Seiya” o más conocido como Los Caballeros del Zodíaco.

 

Antes de continuar, como lo más probable que los que lean esta columna (si es que hay alguien en su sano juicio que se digne a hacerlo) la lea ya habiendo visto unos cuantos capítulos de la misma o bien, teniendo un conocimiento general de la mierda esta, me orientaré en una suerte de trivia sobre la historia más allá de relatarla que la verdad es cuento conocido, información pública, un commoditie, etc..

Es cierto que la mayoría conocimos la dichosa serie en aquellas tardes del club de los tigritos, cuando hacíamos zapping entre dicho programa y el Nintendomanía (o al menos eso hacíamos los que no salíamos a jugar a la pelota como niños sanos) hasta que llegaba la hora de ver a Seiya combatiendo a Dioses, como si el paganismo incipiente no estuviera apoderándose ya de las aulas escolares, vinieron unos japoneses a relatarnos una historia de cómo jóvenes que no superaban los 13 años en promedio, iban a plantarles unos buenos cornetes al mismísimo Dios de los mares: Poseidón, mientras uno a esa edad estaba pegando cornetes a sí mismo en vez de a un Dios.

La épica de este manga (Comic japonés) residía principalmente en dos aspectos: 1. Los caballeros Dorados y 2. Las referencias a la astronomía, astrología, mitología y cualquierwealogía que pudiese abarcar. En lo personal, soy fan tanto de los mangas como de la astronomía, por lo que una historia que reúna a ambos aspectos me resulta particularmente fascinante. Vamos a revisar el primer aspecto:

Los caballeros Dorados.

¿Qué tendría de interesante esta suerte de orden Jedi de puros muchachos veinteañeros vistiendo ropajes dorados? Cada uno representaba las constelaciones de la elíptica. La elíptica en astronomía, es el ecuador celeste, vale decir, imaginemos que el cielo es una esfera gigantesca que rodea la tierra, si desde nuestro punto de vista en el planeta proyectásemos la línea del ecuador, tendríamos una línea que cruza el centro de esa esfera. Por aquella línea se encuentran 12 constelaciones que son las que representan los jóvenes guerreros de coloridos cabellos: Los caballeros dorados.

Más de algún lector en sus lecturas de baño habrá echado una mirada a su horóscopo creyendo o queriendo creer que las fechas de nacimiento ciertamente inciden en las características principales de uno, lo cual nos definía en cierto grupo de personas y nos hacía sentir en un lugar si bien no necesariamente privilegiado pero sí con una pertenencia a un determinado grupo. Los caballeros dorados en medio de su acción, apariencia de modelo, aparte de lindas armaduras ¡Y doradas más encima! (Una sola de esas debe valer millones de dólares) nos generaban cierta pertenencia e identificación con cada personaje. Más sufrieron los desafortunados de signo Cáncer que tenían a un representante nimio en comparación con guerreros del peso de Shaka de Virgo o el maestro Dohko de Libra, donde era vencido fácilmente, era más malo que golpear a la madre y fue humillantemente derrotado posteriormente en la saga de Hades. Sin embargo los desdichados cáncer verían su sufrimiento noventero recompensado con un irreverente y más fuerte que la chucha caballero de Cáncer en Sain Seiya The Lost Canvas, con Manigoldo de Cáncer, el díscolo de la órden, el René Alinco de los caballeros de la Bachelet… perdón, de Atena que fue y le plantó su par de combos en el hocico (literalmente) al Dios de la muerte, Thanatos.

Suerte similar vivieron los del signo piscis, cuyo representante en la saga original sufría de una no tan mentada fama de ambigüedad al igual que el caballero de Andrómeda, que posteriormente vería su honor redimido con otro grande de grandes en SSTLC con Albafika de Piscis echándose a uno de los 3 Jueces, Minos. Sin ahondar más en este asunto, la orden de los dorados en cada uno generaba esa personificación, esas ganas de utilizar dichos poderes en contra del profesor o la mamá cuando te obligaba a comer charquicán de cochayuyo, coleccionar los juguetes de Bandai; cada 2 días perder parte de las armadura, y como no, coleccionar los álbumes del extinto Salo (R.I.P). Probablemente este dato a nadie le interese, pero es mi columna y qué tanto. Yo nací un 8 de Noviembre, al igual que el caballero Milo de Escorpión :P Afortunadamente Milo era de los caballeros, digamos “piola” no fue un ser sin importancia como Máscara de Muerte o Aldebarán de Tauro, aunque tampoco alguien de peso como Saga de Géminis, Shaka, Dohko o Aioria. Un ser simplemente Piola.
Quise hacer un ejercicio aparte ya que siempre he pensado que, si algún día soy multimillonario me gustaría hacer una armadura dorada, y no de acero, sino que de oro puro.

El oro se cotiza por onza y gramo. El 14 de Marzo cerró en USD 1.381,72 la onza, como muestra el siguiente gráfico:

grafico w
Fuente: Meta Trader 5, cotización horaria de oro, análisis técnico.

1 onza es poco más de 28 gramos. En opinión de un constructor civil familiar mío, se necesitarían algo así como 30 kilos de oro para hacer una armadura para un hombre adulto. Haciendo el ejercicio con los números mencionados, una armadura de estas características requeriría solo en materia prima aproximadamente una suma de USD 1.480.414, eso sin considerar la mano de obra, el orichalcum (el metal más duro del planeta según el manga), la bendición de una Diosa encarnada en una adolecente japonesa y como si no fuera poco, conseguir alguna suerte de energía vital sumada a un buen corazón que permita la “aprobación” de dicha escultura metálica. Sin duda alguna en el santuario contaban con buenos fondos para financiar sus operaciones.

replica w
Quizá sea mejor solo hacer una réplica metálica bañada en oro…

Para esta sección lo último que diré es que aún se ven extraterrestres en los foros discutiendo sobre el caballero más fuerte y a pesar de ser discusión bizantina, sigue generando debate. Respecto a esto, cualquier posición no tiene mayor asidero puesto que, por el recordado concepto de “La batalla de los mil días” cuando 2 caballeros se enfrentan, termina o bien con los dos muertos, o bien en empate. Así de simple. Bien pensado Kurumada! Cuantas mochas trataste de evitar…

Referencias a la astronomía, ensalada de mitologías y cuentos que no son cuentos.

Si íbamos a hablar de constelaciones, como no hablar de las estrellas que inspiran a poderosos próceres del cosmos, caprichos y codicia divina. En este aspecto el primer dato interesante que se me viene a la mente es el caballero de Tauro. De nombre Aldebarán, este caballero sin mayor relevancia en la parte original fuera de otras referencias, tiene un aspecto no menos entretenido en su nombre. Aldebarán es el nombre de la estrella principal de la constelación de Tauro, también conocida como Alfa Tauri, siendo una gigante roja un poco más grande que nuestro sol:

aldebaran w

El nombre Aldebarán es de origen árabe, cuyo significado se asemeja a “seguir”, “ir a la zaga” o bien, “la que sigue” y esto es porque en el movimiento relativo en el firmamento, es como si esta estrella siguiera a las pléyades, que es un cúmulo de estrellas gigantes azules visible a simple vista en el campo. Hablando de Pléyades, en la infame y actualmente siendo emitida serie Saint Seiya Omega, existe un caballero llamado Subaru de caballo menor, cuyo ataque principal es “Pleiades Tempest”, esto no es coincidencia porque a las pléyades en Japón se les llama Subaru.

subaru w
No les parece conocido?

Siguiendo con nuestras referencias astronómicas, recién hablamos del nombre de dos caballeros, sería bueno quizá referirnos a un ataque. Esta parte me resulta particularmente interesante porque hablaremos del caballero de mi signo, Milo de Escorpión. Más de alguien recordará su cruento ataque el Scarlet Needle o Aguja escarlata en español de Latinoamérica. El ataque consistía en 15 agujas que atravesaban puntos vitales que justamente coincidían con el número de estrellas de la constelación del escorpión, haciendo que el oponente sufriera de un dolor innecesario y muriera por desangramiento. El golpe de gracia en esta técnica era la quinceava aguja, Antares, si las 14 agujas anteriores no se piteaban al enemigo, esta sí o sí apagaba su miserable existencia. Esta referencia en particular es bastante literal, ya que tal como en el manga, la estrella principal de la constelación lleva el nombre Antares y es una supergigante roja. La descomposición de Antares podemos entenderla como Anti Ares, más precisamente como “El rival de Ares” ya que por su brillante color rojo fácilmente notorio en el cielo nocturno, era rival del otro cuerpo celeste rojo detectable de noche, es decir el Planeta Marte. Marte es el equivalente romano de Ares, el Dios de la guerra, de ahí el nombre.

Como dato final en este aspecto, si la estrella Aldebarán les pareció grande, aquí una referencia aproximada en cuanto a escala:

aldearan2 w

Para tener una mejor idea de la masividad de esta estrella, si la colocásemos en la misma posición de nuestro sol, en el centro del sistema solar, esta estrella llegaría hasta la órbita de Júpiter. Tendríamos que pensar vivir en un asteroide o bien, en algún satélite de Saturno ya que por grande que es esta estrella, normalmente las de color rojo son más frías, a diferencia de las azules que son las más calientes.

Pudín de mitologías y cuentos

A fin de no seguir dando la lata con nombres complejos, estrellas, tamaños y números, nos iremos a algo más legible como es la mezcla de mitología y cuento. Este aspecto se hace muy notorio en la saga de Hades, en donde se mezcla tanto la mitología griega como el infierno de Dante en La Divina Comedia. Esta famosa novela italiana de Dante Alighieri, relata la travesía –su travesía- por infierno, purgatorio y paraíso en búsqueda de la redención y de su amada Beatriz. En la zona del infierno, Dante debe cruzar por los 9 círculos del infierno, representando cada uno un pecado capital. En él encontraremos a los codiciosos, los mentirosos, los adúlteros y un sinfín de mundos viciados que más parecen una urbe del SXXI que el infierno mismo.

En el infierno nos encontramos con el juez del infierno, Minos. Es falso como algunos auguran que eran 3 jueces al igual que en Saint Seiya, en este libro solo Minos era el Juez, imagino que inspirado en el rey de Creta Minos que a su vez era hermano de Radamanthis, ambos hijos de Zeus y Europa. Aicaos en cambio fue el rey justo de la isla de Eginia. Los tres fueron a coincidir como 3 jueces en el érebo, según la mitología griega, que era parte del Hades o a veces el Hades en sí mismo. Más que una mezcla, La divina comedia podríamos entenderla como una adaptación de la mitología griega posteriormente readaptada en Saint Seiya, con la sana diferencia que Dante distaba mucho de ser un pagano en ropajes de metal defendiendo a una adolecente teñida de púrpura.

En esta saga, debo mencionar otra referencia no menor, que es el Muro de los Lamentos. Dicho muro no es una mera voláh de Masami Kurumada, efectivamente existe y está en Jerusalén. El muro en sí no fue construido como tal, sino que es un resquicio del Segundo templo de Salomón, levantado a fines del Siglo X A.C. Recibe ese infame nombre debido a que, el emperador romano Tito una vez arrasado con la mencionada tierra, destruyó el segundo templo y dejó el muro para que los judíos tuvieran el recuerdo de que Roma le voló el trasero a Judea, de ahí que los judíos lamentasen el triste recuerdo y el nombre “Muro de los Lamentos”.

muro w
Muro de los lamentos real y en SS respectivamente

En Saint Seiya, este muro era el que separaba el infierno de los campos Elíseos (algo así como el paraíso) y sólo podía ser atravesado por Dioses. Sin embargo, existía otro modo de cruzarlo y esto era destruyéndolo con el único método posible: La luz del Sol.
¿Pero cómo era posible llevar la luz del sol a un mundo lleno de oscuridad como el infierno? En palabras del maestro Dohko de Libra, las 12 armaduras doradas juntas que eran bañadas por la luz del sol desde la era mitológica podrían emular el brillo del sol. Esta afirmación tiene bastante sustento mitológico, en primer lugar, no es necesario ser un entendido en química para saber que el símbolo del oro es Au, que proviene del griego Aurum y que significa “Brillo del amanecer” o “Amanecer brillante”, así mismo la Diosa Romana del amanecer recibía el nombre de Aurora.

Un momento, ¿Aurora? Me suena conocido…
Así es, las llamadas Auroras Boreales o Australes son fenómenos lumínicos que se producen en las cercanías a los polos del planeta tierra cuya aparición se produce básicamente por la interacción entre nuestra magnetósfera y… ¡Vaya! Los vientos solares.

aurora w

No era de extrañar que el maestro Dohko, siendo un sabio hombre de 261 años, propusiera utilizar la luz del sol en las armaduras para destruir dicho muro.

En resumen, Saint Seiya es una agradable y armoniosa combinación de mitología, ciencias y cultura llevada a cabo magistralmente en el género Shonen, con unas bandas sonoras realizadas por toda una orquesta sinfónica logrando una trabajo excepcional en la versión animada y que sin duda alguna marcaron generaciones. He de esperar que disfruten de esta pequeña trivia que podría seguir extendiendo pero el espacio otorgado no da para tal tamaño y debería seguir en otra instancia.

Hasta nunca culiaos.

 

________________________________________

Recuerda que también puedes enviar tu post



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(5 votos / 5,00/5)
Cargando…