LoserPower siempre informando

Loserpowerton

Tu comentario es nuestro ego, tu like es nuestro sueldo; pero tu dinero es lo que mantiene vivo el Pentium que contiene este sitio. Dona hoy a Loserpower Enterprises International Group SpA. Muchas gracias.
(También tenemos cuenta RUT, pero esa la damos por correo no más)

[Semana del cuico culiao] Hablemos de cómo los cuicos cagaron la cumbia.

semanacuicosmusica

Ya hablamos de los cuicos metidos en chelas baratas, de los canales pa cuicos que se tomaron la tele abierta y de los cuicos en mis teleseries, pero llegó el tiempo de hablar de los cuicos en la música.

Durante generaciones, nuestros ancestros se han fascinado con aquellos sonidos sabrosos que emergieron de los rincones más candentes de Colombia. Porque desde Colombia solo llegan regalos del Señor: colombianas, drogas duras, hierba genéticamente modificada y por su puesto nuestro tema de hoy: la cumbia.

Y nuestro viaje cósmico no puede comenzar si no es en esta franja y angosta nación, un país que vacila cumbia durante terremotos y funerales: Uganda Chile po.

 



Japón somos todos: Cancelan evento sobre realidad virtual porno porque llegó demasiada gente.

El futuro es ahora

Bienvenilo a Intelnet, yo selé tu guía.

 

Akihabara es como una versión con esteroides del persa Bío-Bío en sus mejores tiempos, cuando cada esquina estaba poblada de basura que no sabías que necesitabas con suma urgencia haciendo que cualquier monto que llevaras para gastar siempre se hiciera poco, no como ahora que la mierda está llena de servicio técnico de celulares y sería.

Como si el centro de Santiago estuviera poblado de edificios como el del Euro, pero lleno de tiendas que buscan satisfacer todos los más raros fetiches y deseos setsuales de sus consumidores al mismo tiempo que te venden una radio a pilas y artefactos tecnológicos. Sin asco, sin vergüenza.

La calentura no conoce edad, raza, religión, reino animal, ni medios para satisfacerla. Y eso es algo que los japoneses aprendieron después de que les metieran dos bombas atómicas en el hoyo y que no hemos admitido acá porque ser moralista es la moda.

Convengamos que los japos también son bien mamasanes y que esa “multitudinaria asistencia” en realidad son 600 personas esperando fuera de un local muy shigu. Como no se lo esperaron para ellos es escándalo suficiente para tirarle a los calabinelos y mandar a todos pa la casa, pese a que todo eso pasó en un barrio acostumbrado a las hueas raras, en un país lleno de gente rara.