semanacuicoslibros

Terminar esta semana del cuico culiao ha sido una de las cosas más difíciles que me ha tocado hacer como enano editor de este basural. No porque dejemos de festinar con un especial construido íntegramente sobre el odio de clases o porque éste sea un tema particularmente sensible, es porque hay tantas hueas que están mal con esto que no sé como mierda empezar.

Iba a empezar con una clase de historia poloni sobre cómo el libro se labró la reputación de ser el medio de divulgación del conocimiento por excelencia, pero qué mierda si igual se publican hueás charchas desde el año de la coronta y estamos en el 2016 po conchetumare, pasarse a caca con eso de leer libros impresos como si fuera la gran cosa ya no se estila. Después pensé en que mejor sería un inicio picao a psicólogo diciendo que los cuicos se validan en puras hueás, pero eso ya suena redundante después de casi un mes de gozar con las payasadas que nos regalan.