semanacuicosconchertos

 

Para alguien que le gusta la música, ir a un concierto es una de las mejores cosas que te pueden pasar en tu miserable vida, sobretodo si viene uno grupo que esperaste por mucho tiempo o sus integrantes ya están entrando a la edad de la demencia senil y cualquier hueá puede acabar con décadas de excesos antes de que se les ocurra venir a esta parte del mundo.

Ningún sacrificio es mucho si aparte de compartir los olores, la piel sudorosa y fluidos imposibles de identificar con los que luchan contigo por un lugar en la reja, puedes sentir ese cosquisheo en los techecas que te da tener a tu banda favorita tocando en vivors en tu propio país.