Sandro de América: Un año de Leyenda. Pónganle suspensores a los calzones de sus madres

Hoy, 4 de enero de 2011, se cumple 1 año del fallecimiento del más grande artista latinoamericano de todos los tiempos: El Gitano.

Les guste o no, es innegable que Sandro era el enviado del Dios de la Sabrosura y que venía con la misión de evangelizar el mundo con su ritmo y movimientos sensuales. Y mi mamá me dijo: Gabito, usted no está escribiendo en la internés? Yapo, mijo, escríbame algo de Sandro. Y qué tanta hueá si a todos nos gusta?

Pero vamos por orden.

Todos deberían saber que Sandro no se llamaba Sandro. Su nombre era Roberto Vicente  Sánchez Ocampo, así que si tu mamá tiene más o menos 48 años y te llamas Roberto Sánchez, llévalo con orgullo hueón, mira que probablemente es en honor a Él.

Sandro partió como guitarrista y 2da voz de Los de Fuego, un grupo cuyo único mérito fue ser pioneros en hacer rock and roll en Argentina y hacer covers pencas de The Rolling Stones, Paul Anka o The Beatles

Boleto para pasear

(Hasta Yo hago hueás mejores)

Yo cacho que Sandro pensó lo mismo y se ascurrió y empezó su carrera como solista

Aquí, a principios de los 60, empieza a quedar la cagá, porque empezó a crear su estilo propio, inspirado en Elvis Presley y los cantantes de boleros latinoamericanos, pero llevando a niveles escandalosos (para la época) la sensualidad en sus letras y en su comportamiento, sobre el escenario y fuera de él.

Era tanto lo que provocaba que llegó a tener problemas con la iglesia católica porque estaba pervirtiendo a las chiquillas, (las llamadas “Nenas de Sandro”) y que cuando lo veían, le tiraban los sostenes y calzones literalmente (háganse esa, perdedores culiaos)

Todo esto, al mismo tiempo en que hacía apariciones en películas (no como protagonista todavía eso sí)

De hecho, su fama comenzó a crecer gracias a el sencillo principal de “Quiero llenarme de ti”, su segunda aparición en cines.

De aquí en adelante todo lo que hacía era éxito: Shows en vivo y en la tv, giras, discos y películas

Entre 1969 y 1980 protagonizó 12 películas, grabó 17 discos, se fumó 2645 cajetillas de Marlboro sin filtro y se sirvió a  647 fans (aprox.)  de las cuales, sólo UNA lo pudo cagar y quedó embarazada, pero eso a nadie le importa, el loco no heredó el ritmo.

A esta altura, ya existía toda una generación de capos de la balada, como Leo Dan, Leonardo Favio, Nino Bravo y José Feliciano, pero ninguno al nivel de Sandro.

Con la llegada de los 80s, empezó a imponerse otro tipo de rock (un rock más fleto) de la mano de grupos como Soda Stereo y todas sus demás copias, pero no logró dejar a Sandro en el olvido, que aunque ya no era el mismo por culpa del pucho, logró mantener vigente su obra a punta de homenajes en radio y tv.

Ya para los 90s se había alejado definitivamente de los escenarios y la adicción al tabaco le pasaba la cuenta: enfisema pulmonar crónico era el diagnóstico y nunca volvió a ser el mismo.

Pero no por eso dejó de se influencia para los grupos nuevos y que tenían claro que Sandro era un crack:

Los Fabulosos Cadillacs – Porque Yo te amo

Aterciopelados – Penas

Ataque 77 – Dame fuego

En el 2001 realizó (según sus fans) una de sus mejores conciertos: “El Hombre de la rosa”,  ayudado por un micrófono especial que estaba conectado a un tanque de oxígeno, misma estrategia que utilizó en la gira “La profecía” de 2004 .

Después de esos shows, Sandro se mantuvo en su casa, sin dejarse ver ni siquiera por las nenas, hasta noviembre del 2009, cuando fue sometido a un trasplante  de corazón y pulmones.

Nunca se recuperó y vivió a medias,  hasta que un shock séptico finalmente se lo llevó al escenario de los inmortales.

Porque eso es Sandro: Es más que un cantante o un actor. Es más que Roberto Sánchez. Sandro es leyenda de América.

Y el que diga lo contrario, no cacha na’ de la vida

 

Clásicos de ayer, hoy, mañana y siempre

Dame Fuego

Penas

Porque Yo te amo

Rosa

Como lo hice Yo

La vida sigue igual

No quiero que me lloren cuando me vaya a la eternidad,
quiero que me recuerden como a la misma felicidad.
Pues yo estaré en el aire, entre las piedras y en el palmar,
estaré entre la arena y sobre el viento que agita el mar

Sandro



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(1 votos / 5,00/5)
Loading...