Pánico y Locura en Lollapalooza Domingo: Todos fuimos niggas.

Lo del Sábado había sido solo una probadita. Con más de 12 horas de partuseo y sudor había que terminar la tarea y hacer valer las 60 lucas de la entrada. Quedaba un día más de Lollapalooza 2011 y había que aprovecharlo al máximo. Los leñadores fueron cambiados por fanáticos de Frei y raperos wannabe. El bloqueador estaba ready, Motosierra estaba preparado con su cámara hiper mega pro y yo, Fergusano, estaba en modalidad reportero, equipado con un millón de pilas y un sandwich de paté sabor perro fino. Era el día de la explosión de La cúpula, el día de los buenos potitos, el día en que Chan Marshall, también conocida como Cat Power, se pondría ante mis ojos y el día en que Kanye West destrozaría la elipse del O’Higgins. Esto y musho más en el segundo día de Lollapalooza Chile 2011

Nada de hueones, había que imponer respeto ante los paos que solo compraron entrada para el domingo así que llegamos a las 11 con choreza y estilo, una fila a la sombra, una aguita para la calors y paciencia antes de que abrieran las puertas. De frentón nos topamos con lo bizarro del día, un montón de niñitas con poleras rojas de packing de Santa Isabel o promotoras de la campaña de Frei que estaban allí para ver a cierto actor que se hizo cagar el brazo en una película (spoiler) y que ahora canta, como el pico, pero canta. Si hasta parecía Victor Jara con este tipo de homenajes:

Abren las puertas y esta vez el registro policial estaba brígido. Cavidades, interiores,a Motosierra hasta le hicieron botar un encendedor que había comprado hace 5 minutos. Sin embargo, ya estábamos adentro, rajamos a pedir un vasito de Coca Zero y a ver a las promotoras ricas en el stand Windows 7. Luego, pasamos al lado de un ABURRIDO y borrasho Quique Neira que se excusaba por andar con caña, sale de acá culiao. Continuamos al Coca Cola Stage en donde las fanáticas de Frei ya se habían tomado por completo el sector de las rejas. Allí nos dimos cuenta que el afluente de público era bastante menor que el día anterior pero su calidad se había multiplicado por centenas.

BUEN POTITO. Más minas ricas, ropa más corta. Así de simple y weno. Antes de seguir cuarteando a un centenar de minitz decidimos ir a comprar los 10 tickets de una, en el local conversamos con los loquillos que atendían. Cabros buena onda, honestos, con ganas de puro dejar la hueá botá e ir a agarrar puesto para ver a The Flaming Lips. Tenían 1 hora de descanso, 3 tickets para almorzar y derecho a una bebida. Si querían agua tenían que hacer la misma fila que el resto de los normales. Ni siquiera les tocó una compañera de kiosko rica, eran puros hueones. “Si cerramos temprano podemos ir a ver a los grupos, pero no creo que alcancemos” dijo triste el entrevistado. Nos despedimos y les dijimos que aparecerían acá para que se sobraran en su blapo.

Los buenos potitos seguían apareciendo y quien escribe estaba con la cámara lista para ellos. Viramos al Tech Stage a ver a Mundano y Como Asesinar a Felipes, los últimos fueron quienes dieron el vamos para lo que sería el apocalipsis total en La Cúpula. Desafortunadamente no teníamos tiempo para quedarnos a ver esa maravilla, Javiera Mena estaba mostrándolo todo en el Movistar Arena y Motosierra debía correr emocionado hacia allá. Pero en el camino, algo captó nuestra atención… era Mala Rodriguez con un traje que dejó a la Javiera como monja.

Guasheeta. Llegamos totalmente READY al LG Stage para encontrarnos con la Mena muy tapada pero con un buen par de trutros a la vista. “Fergusano vino a puro mirarle las piernas a esta mina, cacha, si ni se sabe las canciones” decía mi compañero de aventuras Motosierra, mientras cantaba suavecito los temas de la loquilla. Suficiente javita, era hora de ir a ver rock shileno del weno, de ese que no pescan en la SCD. Los Fother Muckers estaban por comenzar su shos en el Tech Stage y queríamos agarrar puesto… desafortunadamente corrimos solo para encontrarnos con esto:

Ya estaba quedando la cagá y eran con cuea las 1:30 pm. La fila llegaba casi a la elipse y nos dimos cuenta que aquí correría sangre. Los pacos estaban intentando controlar una situación en la que iban a verse sobrepasados. El tierral que había por esos lares era tal que se podían hacer un par de obras de arte en las mesas de la pulperia… perdón, del sector de comidas.

Nos costó, pero terminamos entrando a Fother Muckers. El ambiente adentro era el infierno terrenal y lo más chistoso es que la mayoría de la gente que estaba allí no estaba ni ahí con la banda, entraron a agarrar puesto para Devendra Banhart, Cat Power y The Drums. No sabían ná que los iban a echar cagando. Hambre nuevamente, con nuestros tickets viramos a comer alguna hueá. Sin embargo, luego de dar nuestros primeros pasos fuera del Tech Stage nos dimos cuenta del craso error que cometimos.

BAM! Una fila que simplemente era más larga que la conchetumare, todo por un venezolano que no había venido nunca. Me urgí, Cat Power venía después de ese culiao y no me iba a ir del O’higgins sin verla. Era hora de comer, afortunadamente mientras esperaba [shuper] un quiche de choclo y queso en el local naturishta[/shuper] unas chiquillas nos entretuvieron la vista.

Había que tragar, me separé de mi compañero Motosierra que iba a pegar codazos para quedar cerca del escenario en The Flaming Lips y me fui a chantar a la fila del carajo. La hueá ya casi llegaba a Rondizonni y en ese momento me di cuenta que lo logico era que echaran a toda la gente de los Muckers pa’fuera antes de que empezara Banhart. Al mismo tiempo, se dio una corrida de antílopes digna del Rey Leon. Un antes y después para graficar la situación.

ANTES

DESPUÉS

Tierra everywhere, la cúpula había explotado y el caos había llegado a las rejas del Tech Stage. Como no estaba ni ahí con ver a Devendra, me las dí de reportero para registrar todo lo que sucedió allí. En primer lugar, los animos estaban para la cagá, los pacos se cagaban de susto con solo pensar en lo que podía llegar a pasar y los guardias se echaban airesito no más, total, a ellos les iban a pagar igual. Sin embargo, los verdes hicieron lo que mejor saben hacer: IRSE AL CHANCHO.

Con una docena de caballos cortaron el hueveo. Aún así, me quedé allí, no iba a dejar que los pacos se pusieran entre yo y Chansita Marshall. Al lado mío, una joven gringa miraba impresionada y yo aproveché mi talento con el inglesh para quedar como winner. La entrevista (traducida con estilors) a continuación:

– Gringa 1: No puedo creer que hagan esto.

– Fergusano: Es la chilean way

– Gringa 1: Si, lo sé, pero aún así, nadie merece un trato así.

– Fergusano: Sep, oye y de donde eres?

– Gringa 1 : Soy de California pero ando de intercambio con mis dos amigas.

– Fergusano: O:

– Gringa 2 & 3: Y ahora que hacemos?

– Fergusano: Que querían ver?

– Gringa 1: Queríamos entrar a Devendra pero Cat Power nos interesa más.

– Fergusano: Lo más probable es que desalojen a toda la gente que está adentro antes de Cat Power. Deberían quedarse aquí.

– Gringa 2 & 3: Si, es lo mejor.

– Fergusano: HOYGAN shiqullas, les puedo sacar una foto?

– Gringas: Segurors.

Gringas: Nos puedes tomar una con nuestra cámara?

Fergu: Obvio.

Gringas: Gracias, quedó buena. Eres buen fotógrafo.

Fergu: Gracias, gracias.

Me quedé un rato allí viendo como los pacos seguían bloqueando la entrada, había gente saliendo de la cupula debido a la falta de aire. “Bye girls” les dije a las chicocas. Me respondieron con “Bye” al unísono que me puso totalmente readysound. Todos los shows de este escenario se cancelan dijo un señor carabinero. Nada me importaba, el Sernac no abría los domingos así que viré al Coca Stage donde los Flaming Lips estaban haciendo arder a la multitud. Me quedé allá durante algunas canciones, mientras que al otro lado del Parque Motosierra, quien no sabe inglés, estaba sacándose fotos con el anfitrión de toda esta hueá: Mr Perry Farrell. Pero pico, había que volver al campo de batalla ya que Cat Power, a.k.a. MILF casi Granny, iba a aparecer en cualquier momento en el Tech Stage. Rajé como si no hubiese mañana y me chanté en el escenario. Diosa:

Lástima que anduviese tan tapada. Lo más gracioso de todo esto es que NADIE se sabía las canciones que tocó. De las 2.000 personas que llenaban la Cúpula en ese momento, 1.500 eran puros makakeros que querían material visual para sus fantashias. Que importa, pagamos 60 lucas por ella, ni que estuviera en Planeta Escort. En cuanto terminó su shos, quedó tiempo para la reflexsound antes de ir a rapiar con MAH MEN KANYE. Lollapalooza fue LA ZORRA, no solo por las bandas sino que por el ambiente que se formó, puro hueveo, pura hermandá musical ashí, salias del O’higgins y podías conversar con cualquier persona para comentar lo que habían vivido, al otro día había que estudiar y trabajar y a nadie le importaba un carajo. ¿Que andaban puros cuicos? Mentira, había de todo, mucha gente fue solo por los 2×1 y la mayoría era de Plaza Italia p’abajo. Los fachos estaban en el vip, o sea, lejos del escenario que sin duda fue una de las mejores ideas de la historia. Si bien tienen que arreglar el cagazo que fueron los shos en La Cúpula, se los perdono solo porque fue la primera vez. Suficiente reflexión, con Motosierra ya estábamos listos y dispuestos para vacilar con el nigga invitado. “IMMA LET YOU FINISH” y ” I’M REALLY HAPPY FOR YOU” era lo que más se escuchaba desde el público, dejando en claro que estaban letrados en lo que a trolleo se refiere. Con Kanye fue bastante parecido a lo que había pasado recién en el Tech Stage. POCOS se sabían las canciones, los gringos vacilaban con cuática pero todos levantaban las manos al PUT YA MUTHA FUCKIN’ HANDS UP!1. Lollapalooza se estaba acabando y la huea estuvo bacán, las 60 lucas no dolieron y eso es lo importante y lo bonito. Ahora, el bonus track:

Potito de gringa.

Cat Power rascándose el potito.

Una bellaca vacilando a The Drums.

Un loquillo detenido por andar hueando en la estación de Metro.

El transporte oficial

Una negrita en blanco y negro

Potitos negros.

Esperando con pancitos y pitos al Kanye West.

Oe, pacos culiaos, dejen vacilar poeeee.

Miguel tapia fusionado con Florcita Motuda. Los Roadies de The Flaming Lips.

Se acabó la hueá, todos p’ajuera.



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(1 votos / 3,00/5)
Loading...