Oye weona, quedé embarazada

pregnant-woman-belly

 Por Zombinavonhel

Muy lejos de escribir las cochinadas que siempre hago (como lo de Fruna); hoy quiero compartir una experiencia religiosa que me ha cambiado la vida. O eso es lo que parece.

Tengo 7 meses de embarazo. Hace 7 meses en una fiestoca de Septiembre quedé embarazada de quien es mi esposo. No somos de esos matrimonios convencionales afortunadamente, no pretendemos ser de esos papas fomes tampoco, pero la tarea de prepararte para algo que nadie te ha enseñado es difícil. Estoy a dos meses de que mi hija nazca (sí, es niñita mujer), y con el paso del tiempo, que por lo demás, puta que se pasa rápido en el embarazo, me ha hecho pensar sobre algo que nunca se te ocurre pensar antes: Cómo chucha ser “buenos padres”.

Básicamente durante el embarazo te dicen que te comas toda la comida, excepto los postres para que no te suba el azúcar y la guagua no sea un monstruo de más de 6 kilos. De esas guaguas rusas que te rajan hasta el orto y más allá para que nazcan. También que tienes que empezar a leer sobre el tema, a enterarte de que chucha pasa en tu guata, de que tienes que ponerte crema, que tu cuerpo cambia, que ya no tienes chipe libre para carretear, que no puedes fumar, ni tomar, ni bailar apretao’, que no puedes trasnochar… Miles de cosas que en realidad no descubres hasta que estás ahí, con el test de embarazo en la mano, y las rayitas indicándote en tu cara que “ya era”.

Un año antes de estar embarazada practicaba Yoga (esa wea que te deja flexible, bien ready); y en medio de una sesión sentí una presencia extraña en mi guata. Pensé que era la vola del ñachampa, mucha meditación o qué se yo. Que se me había corrido un shakra, o simplemente era un peo contenido, porque en Yoga se nota altiro quién se tiro el peo. Ese mismo día se lo comente a mi macho; él me mando ALTIRO! A comprar un test de embarazo. No lo pesqué mucho, así que dejé pasar otro día mas. El día aquel, un Viernes, andaba con unos amigos y pasamos por una farmacia Simi. El siempre confiable Doctor Simi me metió una promo de test de embarazo 3x$2.000; y venía con un condón de regalo, un “Simicondón”. Hasta el día de hoy no entiendo cuál era la gracia de regalar un condón en un test de embarazo, porque es obvio que si te compras un test es porque sospechas que hay golazo.

 

simi cond

Yo uso SIMICondón y Jesús es mi copiloto

 

La cosa es que llego a mi casa, me hago el test y ¡paf! Nació chocapic. Los tres test de embarazo salieron positivos. Las instrucciones dicen que debes dejarlos 10 minutos sobre una superficie para asegurar el resultado; yo lo dejé media hora… pero el resultado fue el mismo. Me recorrió un frío por la espalda, como mezcla entre que te va a dar cagadera arriba del Boomerang, un miedo indescriptible a saber que había algo creciendo dentro de mí.

La matrona de la universidad me ofreció hacerme un aborto, pero rechacé la oferta, pero no niego que días después pensaba mucho en esa salida. Como habrán notado, es evidente que no lo hice, y ahora ad portas de el nacimiento de mi hija, no me arrepiento (aunque probablemente cuando me este rompiendo la concha, me arrepienta). Mi vieja me mandó a la matrona del consultorio, ella es profesora de un colegio de chipamoglis en la comuna, así que conocía bien cuál era el procedimiento. Sinceramente sin mi vieja estaría mas perdida que la chucha.

 

mokio

El Bryan me mokio entera, rezponde el zelular oee

 

En el consultorio te hacen preguntas. Muchas preguntas. Demasiadas para mi gusto: que cuándo fue la última regla, que si quieres a la guagua, que si tomabas pastillas, que como te la mandaron a guardar, que si la casa es sólida, que si tengo mascotas… Luego de pasar las preguntas te dan un pack de cómo yo lo he llamado “cómo ser madre a prueba de weonas”. Viene una guía didáctica que te explica semana a semana que sucede con tu cuerpo, con tu guagua; pero no te habla de tu vida.

Esta semana tuve que botar la mayoría de los ramos de mi carrera; porque no me da la fuerza para pegarme el pique de dos horas y media de mi casa a la U, encima acarreando equipos. Es extremadamente agotador estar embarazada. Con mi esposo pasamos por un período de mierda, peleábamos mucho, yo me enojaba por razones completamente aweonadas (como la mayoría de los enojos de una mujer); y él se enojaba porque no entendía que mierda pasaba (como la mayoría de los hombres). La angustia de saber que tienes una responsabilidad tan grande en camino, te hace ver las cosas color hormiga sobre todo si no es planeado. Por otra parte, a mi no me daban trabajo en ningún lado, me urgía juntar plata. Mi esposo tuvo que cambiarse de trabajo para tener más entrada monetaria. Las cosas de la pieza cambiaron, chao espacio para guardar weas. Hola espacio para guardar la ropa de la niña, pañales, silla, cuna, coche. Tengo espacio apenas para mi cama. Chao ahorros para viajes, hola ahorro para la casa propia, porque hay que tenerle un techo a la niña. Chao plata para carrete, porque simplemente no hay tiempo para carrete.

 

zalo

Me perdí este magno evento

 

Las cosas cambian a medida que te vas convenciendo de que quieres ser una madre y un padre responsable para tu retoño. Inconcientemente tratamos de no repetir los errores que nuestros viejos pudieron haber cometido con nosotros (aló, correazos). Es en pos de esto que Netflix fue una fuente interesante de material sobre documentales de bebes, dejé de ver mis series favoritas para avocarme a informarme sobre la gestación. Y ¿saben qué?, no me arrepiento.

 

Acá viene la parte mamona del post.

 

Ya han pasado 7 meses de esa vorágine de cambios de vida, de entender que las cosas son diferentes para ti, porque dejaste de ser una pendeja simplemente. 7 meses en que mi cuerpo sensual ha sido reemplazado por un cuerpo con una guata gigante que la antecede cuando a cualquier lugar. Me dicen que mi guata entra primero y después yo. Que me crecieron las tetas de tal manera que mis sostenes antiguos son un chiste. La moda de embarazadas tampoco acomoda mucho, son bien feos los pantalones maternales, pero puta que son cómodos. Ya no ando como esa dama new wave de la noche alternativa, ahora ando con ropa normal, porque el látex ya no te entra. Ni hablar de usar tacos, la hinchazón de pies no perdona. No sé como lo hace la Diana Bolocco para andar atrapando millones en los tacos. Maldita zorra.

 

ativia

El activia no me ayuda con esta hinchazón

 

En la U me miran raro porque no es normal ver a una embarazada estudiando. Estos pendejos hijos de papá pegan unas miradas tan desagradables como cuando un punky se mete al barrio los domínicos, una weá muy rara. Me tratan de señora, y muchos de estos tipejos tienen la misma edad que yo. La gente en la micro me da el asiento, pero entre el corte de pelo, los tatuajes y la guata no saben qué weá es mas rara que la anterior.

Cuando voy al consultorio, me veo diferente de las otras mamis, no tengo cara de tristeza, ni ando con el tomate castigao. Mi esposo me acompaña siempre, de la mano esperando a que nos hagan pasar para escuchar los latidos de esta pequeña que crece y crece todos los días. Creo que el momento en que realmente me convencí de que estaba embarazada fue cuando escuché sus latidos por primera vez. Ese día lloré. Cuando supe que iba a ser una niña; también lloré.

 

pelo asi

En mis tiempos, andar con el pelo así era para que la monja te sacara la chucha con una varilla.

 

Mi vieja me dice siempre “come harto pescado, para que tenga harto Omega 3, para que sea inteligente, y tome buenas decisiones en la vida, y se pueda defender de todas las personas malas que quieran aprovecharse de ella. Que sea como tu”. Esa complicidad madre-futura madre no pensé que existía. Una ve el embarazo desde fuera como esa imagen de revista en donde está la mama rubia con la guagua rosadita riendo, o plácida tomando teta. El embarazo es algo más complejo que eso, y hay que tener cojones para enfrentarlo y no morir en el intento.

Estoy a 2 meses de que mi hija nazca. Las ansias son mayores día a día. Sus patadas en mi vientre se hacen notar cada vez más. Cuando su papá le habla, ella responde, se corresponden mutuamente, y ser testigo de esa conexión humana, es cuático. Te hace pensar que eres capaz de todo para darle lo mejor a ella o él. Que de algún lugar una fuerza te mueve para que todos los días muevas la raja en busca de preparar su llegada. Si bien mi carrera universitaria era lo más importante para mí en este momento, la he pospuesto porque hoy mi hija es lo que mas me importa.

Probablemente muchos no van a pescar este post, lo van a putear, o simplemente no lo leerán, a esas personas les agradezco por su sinceridad; sin embargo mi objetivo es otro, más que entregar palabras jocosas y webeo, quiero compartir una experiencia de la que acá no se habla, y de la que generalmente nos quedamos con la parte mas bonita. Si bien es cierto, el embarazo te lo pintan como una wea super linda, es doloroso, es desagradable, es tedioso, es limitante; pero es lo mas raro que te va a suceder en la vida.

 

experiencia

Es casi una experiencia religiosa

 

El día que supe que estaba embarazada venía de la exposición de Christian Boltanski; precisamente había pasado a visitar la obra Les Archives Du Coeur (Los Archivos del Corazón); la cual es una colección de grabaciones de latidos de corazón que van a dar a un archivo en Teshima, Japón. Una pseudo doctora (que de verdad no sabía si era doctora o no, pero sospecho que no) te recibe en un montaje de consulta médica en el museo (el MNBA) y te anota tus datos y luego pasa a grabar tus latidos, acto seguido te dice “el día en que tengas descendientes ellos pueden saber que exististe gracias a que podrán escuchar tus latidos, eso sí tendrán que ir a Japón, pero uno nunca sabe dónde vamos a terminar en la vida”. Eso fue por lo menos lo que me dijo a mí.

Porque así es la cosa, un día estamos de lo mas relajados, pensando en si tomar Becker o Escudo, y al día siguiente eres madre. La vida es una locura.

 

 

 

________________________________________

¿Tienes una experiencia de vida que compartir con el mundo?

lectore



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(108 votos / 3,31/5)
Loading...