Músicos que no odiamos por su música

A veces, la música acarrea muchas cosas accesorias, esas que nos hacen replantearnos por qué nos gusta un determinado grupo o cantante. Razones como política, plata, mala onda o discos “diferentes”, pueden hacer que un músico, pase del cielo al infierno.

En este post, recolectamos una serie de músicos odiados, por circunstancias más allá de su música y que son un poco más profundas que “son malos por que no me gustan” y tratamos de desentrañar las razones por qué, al común de los mortales, les cae mal Phil Collins o por qué, Jorge González y Los Tres, nunca serán vistos con los mismos ojos.

 

Oasis

Razón: son pesaos

Sí, los miembros de Oasis, siempre fueron bastante pesaos y arrogantes, de eso no hay duda pero, esperen un minuto, ¿alguien se acuerda de otros miembros de Oasis aparte de los hermanos Gallagher? No mucha gente. Entonces, el problema con Oasis, no es la banda en sí, sino que, con los hermanos Liam y Noel, lo que vendría siendo como lo mismo, porque sin ellos no había banda.

El punto es que, caían como patada en las bolas, por su pedantería y sus recurrentes comentarios hacia otros grupos, actitud que se ha acrecentado en Noel durante los últimos años. Al principio era chistoso, sobretodo cuando le tiraban mierda a Blur y decían que Damon Albarn se la comía – en mis tiempos se era oasista o blursista – pero, dejó de ser chistoso cuando empezaron a desparramar mierda porque sí. Incluso, recuerdo haberme molestado mucho, cuando se compararon con Los Beatles y, como buen adolescente, le di más importancia a las palabras que a la música.

De todos modos y, más allá de las estupideces, no se puede negar la importancia de Oasis en la música popular, durante los últimos veinte años y su arrogancia mediática, difícilmente puede borrar el hecho de que, fueron la cara del brit pop, junto a Blur y que, sin ellos, la música británica contemporánea no sería lo mismo. Además, creo que su “pesadez” era relativa y, al final, no había que tomarlos tan en serio.

Si quieren a hueones pesaos tienen a Eric Clapton, de quién nadie ha dicho nada, aparte de ser facho y xenófobo, y a Paul McCartney quién, además de insoportable, es el vendido más grande de la historia.

 

Metallica

Razón: se vendieron

Nunca me gustó Metallica y siempre la encontré una banda para pendejos – aún cuando yo era pendejo – que se las daban de malos, igual que Iron Maiden. Además, tampoco me gustaba que se dieran tanto color pero, a nadie le importa lo que yo hubiese pensado hace veinte años pues, Metallica, es una de las bandas de rock más importantes de todos los tiempos y, eso es indiscutible.

De todos modos, según sus fans, ahora son una mierda porque, se vendieron. Si, claro. Durante los últimos veinte años – quizás más – los fans de Metallica vienen diciendo que se vendieron. Sacan el video de One y los chascones culiaos dicen “se vendieron”. Tiempo después, One se transforma en un clásico. Luego, sacan el Black Album, y los chascones culiaos dicen “se vendieron”. Mismo resultado con el One. Cinco años después, sacan el Load y los mismos chascones culiaos, que tiraron mierda diez años, para terminar vacilando esos discos, que tanto putearon, dicen “se vendieron”.

Ok, el Load puede ser un punto muy bajo en la carrera de Metallica – aunque Until it Sleeps me gusta mucho – y, en defensa de Metallica, se agradece que hubiesen querido hacer algo distinto. En palabras de James Hetfield “algo con un sonido oscuro como el de Alice in Chains. Igual lo hicieron mierda.

De todos modos, dos años después, sacaron el Reload y todo el hueonaje fan de Metallica, quedó loco. Mismo resultado que con el Garage Inc.No falta el clásico hueón que dice “YO SOY UN VERDADERO FANÁTICO Y NO ESCUCHO ESTAS HUEÁS”. Ok, eso pasa habitualmente dentro del mundillo del metal pero, sus giras son casi siempre a estadio lleno, incluso las de los últimos años donde, sí concuerdo que, desde el St. Anger, sus discos han sido bien como la coyoma.

Entonces, ¿cómo chuchas una banda puede “venderse” por diez años y seguir rompiéndola y tocando a estadio lleno? No me cuadra. Una huea es venderse y otra evolucionar y, en Metallica, el único vendido de mierda es Lars Ulrich, que andaba llorando, porque la gente bajaba sus discos de Napster.

 

Phil Collins y Sting

Razón: la sobre exposición / hacen música para papás / son de los ochentas

Phil Collins y Sting son dos mega íconos de la música mundial y, difícilmente, las generaciones actuales tendrán una mínima noción de lo grandes que fueron durante los ochentas y principios de los noventas.

Tanto Sting como Phil Collins fueron los vocalista de dos bandas enormes, para luego iniciar una carrera solista. Phil Collins dejó Genesis – grupo que, con Phil Collins, se volvió más comercial, aunque sus mejores discos son de esa época – y se dedicó al pop oreja, ganando millones y millones. Por su parte, Sting dejó el punk – reggae de The Police y se largó con el jazz y el “world music” – muy de moda en los ochentas -, con el mismo éxito que Collins.

Por su condición de mega estrellas, era obvio que iban a salir hasta en la sopa y eso, claramente generó hastío en la gente. Además, a Phil Collins lo hicieron mierda por tocar en el Live Aid de Inglaterra y Estados Unidos en un mismo día y viajar en el Concorde – de otra forma no hubiese llegado – y, a Sting, lo hicieron mierda por tener una fundación para proteger el Amazonas que, supuestamente, era trucha, aunque, una auditoría posterior, demostró que las acusaciones eran infundadas. Desde ahí, que ambos están acompañados de un aura de “mala onda”.

Con respecto a la segunda razón, me remito al primer párrafo y, al ser tan grandes y conocidos, es obvio que, más de algún papá tenía sus cassettes y te hacía escucharlos en los viajes familiares. Aunque, eso podría aplicarse a toda la música que escucharon nuestros viejos y que nos ensartaron con fórceps – y que a veces termina gustando – como Los Beatles o Cat Stevens, que también caen dentro de la categoría “música de papá”

Finalmente, es cierto que los ochentas, no tienen muy buena fama dentro de la cultura popular y claro, Sting y Phil Collins son fieles representantes de esa década pero, también lo son Depeche Mode, New Order, The Cure, Los Prisioneros o The Clash – claro, se formaron en los setentas, pero su éxito masivo vino en la década siguiente -, y nunca he visto que se los haga mierda con la misma intensidad.

 

Pearl Jam

Razón: mataron el grunge / son fomes

Antes que todo, definamos el grunge. ¿Qué chucha es el grunge? Para mí, que escucho casi puro grunge, era un género de música y sería todo. Sin embargo, a mediados de los noventas, los medios transformaron al grunge en un todo, una especie de revival del punk, y le añadieron ropa, postura política y… ESTADO DE ÁNIMO, dejando super claro que, si estabas feliz, no calzabas con el grunge.

La punta de lanza de este movimiento fue Nirvana, un grupo que, de no haber sido por el suicidio de su vocalista – uno de los copiones más grandes de la historia de la música -, se suicidó. A la saga de Nirvana, estaba Pearl Jam, un grupo compuesto por un dizque poeta y otros músicos veteranos – en el sentido de que ya tenían un buen recorrido – de la “escena under” de Seattle quienes, una vez disuelto Nirvana, quedaron como la “banda más importante del grunge”.

Por supuesto, este dudoso privilegio acarreó una enorme sobre exposición, con la que Pearl Jam, no estaba dispuesto a lidiar. Se quitaron unos buenos kilos de fans de encima, sacando el Vitalogy y después el No Code. Se pelearon con Ticket Master y despotricaron contra la industria de la música. Luego, fueron progresivamente desplazados ante la aparición de las boy/girl bands y el brit pop.

Obviamente no se puede estar siempre en la palestra ni liderar siempre todos los ránkings, una huea lógica. Pero no. Para los grunge más acérrimos, Nirvana había matado el grunge. Para ellos, no era una cosa saturación mediática con el grunge, era culpa de Pearl Jam, que habían matado el grunge.

Sobre el segundo punto, hay una legión de hueones – fans de Nirvana, principalmente – que los consideran fomes porque, no rompen guitarras, se cortaron el pelo y ya no tienen rabia adolescente. Incluso, un connotado crítico musical – tsunami de (?) -, afirmó que, no sólo habían matado el grunge, si no que habían matado el rock, porque no eran peligrosos. En la vereda opuesta, este compadre nos pone a Kiss, unos rockeros de verdad. ¿Se imaginan si la gente crucificara a cada rockero que se cortó el pelo? Chucha, un crimen envejecer y hacerse más piola.En su defensa, puedo decir que los vi el 2011 y, al menos hace cinco años, sonaban impecable.

Finalmente, creo que decir que Pearl Jam es una banda “fome”, me parece que es una pelotudez, aunque eso cae dentro de la apreciación personal. Si te gusta un grupo o no porque lo consideras fome, vendría siendo irrelevante. Ni malo ni bueno, sólo irrelevante.

 

U2

Razón: Bono es un huea y no se puede disociar su imagen con la U2

U2 es la última de las megabandas. A diferencia de otras, como los Rolling Stones o AC/DC, que siguen robando con canciones de hace treinta años, U2 saca discos “relativamente exitosos”. Te pueden gustar o no pero, tocan siempre a estadio lleno, en el lugar que sea, aunque el setlist sea como la pichula y no tenga “ninguno de los clásicos”.

Te pueden gustar o no, pero no se puede desconocer que, son una de las bandas más importantes de la historia – creo que están en el top ten – y tienen tremendos discos, como el Joshua Tree o Zooropa, y un enorme listado de tremendas canciones, pero, el problema de U2 no es musical. El problema de U2 tiene nombre y apellido: Paul Hewson, también conocido como Bono.

Está bien, el tipo aprovechó toda su fama para hacer cosas buenas y hacer de este planeta, un lugar mejor. Pero, se le fue la mano. En algún minuto, Bono tiene que haber generado un complejo mesiánico, que lo transformó en una especie de “redentor” de la humanidad y voz autorizada de todos los temas que afectan el bienestar de los habitantes del mundo, hastiando al ciudadano de a pie, con su megalomanía.

En todo caso, personalmente, su complejo de Jesús me es indiferente. Lo que no me es indiferente, es que en 1998, cuando empezó el boom de las descargas de música, se mostró a favor de este sistema, declarando que “daba lo mismo si la gente bajaba mp3s, mientras fuesen a los conciertos”, para luego cambiar su discurso y rechazar la descarga de música, por sus perniciosos efectos en la industria.

 

Los Prisioneros y Los Tres

Razón: los vocalistas se desperfilaron / izquierdistas de cartón

El caso de Los Tres y Los Prisioneros es muy similar al de U2 aunque, los integrantes de estos grupos han dado harto material, sobretodo en el caso de Los Prisioneros, donde los constantes llantos de Narea, han contribuido bastante a devaluar el legado la marca de Los Prisioneros.

Tanto Los Prisioneros como Los Tres, representan a una generación de este país. Los primeros, a la generación que se mamó La Dictadura. Los segundos, a la generación que se cagaron porque la alegría nunca llegó. Los dos grupos sacaron discos “fundamentales” dentro del rock chileno, tuvieron sus crisis internas y se pelearon por una mina y fueron víctimas de la mala leche de Symns, todo con diez años de diferencia.

El problema está en el comportamiento de sus respectivos vocalistas a quienes, la droga y la sobre exposición – sobretodo la droga -, les hizo mucho daño. En el caso de González, estaba en la cúspide de su carrera, luego de sacar su disco solista el 93 y todo se veía más que maravilloso. Pero, en algún minuto, tanto jale, le hizo mal, no supo qué hacer con toda la plata que estaba ganando, se lo culió Enrique Symns en Buenos Aires y se fue a la mierda. Y puta que se notó.

González probó con todos los putos géneros musicales que hay y nunca volvió a tener el mismo éxito de su primer disco y, no creo equivocarme, no era precisamente por falta de talento. En la actualidad, González está más desperfilado que ,después de tantas vueltas de carnero, mostrando a goteras su talento, pero caudales su falta de tino, por llamarla de algún modo. Sólo sus más acérrimos fans, son los que se lo bancan a muerte, insultando a todo quién OSE hablar mal de Jorgito. Saludos, R*minot, conch*tumadre.

Por su parte, Álvaro Henríquez, no tenía una parada tan contestataria, pero igual se las daba de cabrón, específicamente, de sureño cabrón – media hueá si Conce está ahí no más, conchetumadre – y le tiraba mierda con ventilador a Santiago y sus habitantes, para luego pasarse eones chupando en El Liguria.

Si todo hubiese quedado ahí, no habría ningún problema. Pero no. Se durmió en los laureles. Mucha Concertación, mucho acto cultural, mucho red set, mucho Liguria y, por sobretodo, mucho jale. Dejó de importarle la música y se creyó el peor de los cuentos y se mandó la gran Billy Corgan. Armó otro grupo callampa y, aunque sonó harto, deja mucho que desear. Luego, volvió a juntar a su ex banda, sin uno de sus miembros fundamentales y el resultado fue una mierda, con desperfilamiento mediático incluído.

En lo relativo al segundo punto, las críticas a Los Prisioneros vinieron luego de sus constantes reuniones por plata, luego de su separación. Está bien, todos queremos dinero y la reunión del 2001 estuvo bien. Incluso, Los Prisioneros, es considerado un “buen disco” por “la crítica especializada”. Pero, Manzana y Gonzalo Yáñez, para tu hueveo.

Con Los Tres, la cosa va por eso de “la política cultural de La Concertación”, por decirlo de alguna manera, donde parecía que los hueones tenían un contrato con el Gobierno de Chile y eran como el “rostro de la cultura oficial chilena”. A muchos le ardió el orto que fueran tan amiguis de los hueones que transaron la alegría, pero les importó una raja y ahí los tienen, robando con la Yein Fonda todos los años, con todo el red set criollo.

 



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(79 votos / 2,65/5)
Loading...