Malta con Huevo

maltaconhuevo3.jpg

Vladimir (Diego Muñoz) es como tú, querido mequetrefe: es artista, shúper loco, con ciertos tintes de niño índigo, no tiene dónde caerse muerto y si tiene la más mínima oportunidad de joderte, lo hará. Por otra parte, Jorge (Nicolás Saavedra) es lo que los progenitores de cualquiera de nuestras bellas loser querrían como yerno (no, no me refiero a Rafael Araneda), cuento corto: un “niño bien”, de esos que se ríen con las bromas de tu padre en el almuerzo del día Fomingo y saludan con flores a tu madre en su cumpleaños.

La película se perfila al comienzo como la arquetípica historia de los amigos disfuncionales que se van a vivir juntos, que deben pasar una serie de peripecias para finalmente descubrir el valor de la amistad y de la vida en común, pero la trama toma un giro radical cuando Vladimir nota que viaja por el tiempo , despertando nunca en un mañana sino varias semanas antes o después, según el punto de vista… De acuerdo, puede parecer que el motivo narrativo del caos temporal ha sido utilizado en incontables ocasiones en la historia del cine y la literatura, pero los puntos a favor son, en primer lugar, que es la primera vez que sucede en el cine chileno (celebremos carajo !!!) y segundo, que actualmente es prácticamente imposible hablar de algún argumento 100% original: ya todo es un refrito bueno o malo de los moldes clásicos.

maltaconhuevo1.jpg

La película se torna más interesante desde el momento en que se cambia la perspectiva de la narración, pasando desde el prisma de Vladimir al de Jorge: comenzamos a conocer realmente la verdadera personalidad del niño bueno, con sus manías y verdaderas intenciones, y que nos explica en forma más detallada el porqué de la película. Desde este punto, la historia se torna mucho más interesante en el sentido de los personajes, algo muy parecido al abanico sicológico de los filmes de Álex de la Iglesia, con personalidades semi-caricaturescas como Rocío (Javiera Díaz de Valdés), la bataclana frívola de turno, o Fedora, la freak del barrio interpretada magistralmente (era que no) por mi fetiche personal Manuela Martelli, la cual hay que destacar que ni siquiera sabe de mi existencia… hasta el momento.

(Suspiro EMO…)

maltaconhuevo2.jpg

Bueno, volviendo a lo que nos convoca, técnicamente es un poco débil la forma de narrar, tomando en cuenta que los juegos temporales y los cambios de perspectiva de narración ofrecen una buena oportunidad para hacer más atractiva una historia de este tipo. Se podría haber utilizado en forma más provechosa estos recursos y habría resultado una obra realmente envidiada por García Márquez o Quentin Tarantino, maestros del montaje temporal… exagero: habría resultado sólo una buena obra, pero de esas que terminarías recordando como un referente, por lo menos para el cine chileno.

De todas formas, si a usted se le estaban bajando los ánimos de ver Malta con Huevo después de leer este vómito, le recomiendo que haga oídos sordos y vaya a ver la película, porque por lo menos cumple con su función: divertir, y eso se agradece. Mención honrosa a la banda sonora, en especial a Chico Trujillo y La Floripondio.

Nota: si ud, querido mequetrefe, es de aquellos que no tienen la costumbre de ir al cine, debe saber que por educación debe APAGAR su celular antes de la película para así no molestar a los que deseamos disfrutar TRANQUILAMENTE del espectáculo. Asimismo, le recomiendo que vea los créditos ya que hay mucha gente que trabajó arduamente en la realización y que tienen sólo un segundo de fama mientras las “letritas” pasan hacia arriba, además que después de eso suele haber algunas sorpresas…

Chaleco

maltaconhuevo4.jpg



A este interesante post le doy: 1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS (Sin jumbitos aún)
Cargando…