[Historias Pulentas de Nadie] Cómo culiarse gratis a una estafadora profesional

 

Por Bob el Constructor

Esta historia transcurre en Puerto Montt, es una historia de amor de cabro chico que incluye sexo, robo y un futuro incierto.

Me crié en la población Pichi Pelluco en Puerto Montt, ahí vivía una familia de puras minas de buena cepa, todas ricas, delgadas y de ojos claros. Esta población tiene de todos los estratos socioeconómicos pero en el caso mío y el de estas minas todos éramos clase media o muy baja, aunque muy felices en esa época. A mí me gustaba una de estas minas desde pendejo, pero nunca me pescó ya que se metía con puros flaites. Yo era humilde y bueno pal estudio, más o menos ordenado. Escucho y escuché siempre el Punk, entonces menos me inflaba ya que en ese tiempo el sound la llevaba.

Ahora tengo 32 y la wea que esta mujer la veía de casualidad por la calle y siempre muy, muy rica CSM wn.. la mina exquisita. Ahora ya no vivo en la Población, soy profesional y tengo un emprendimiento en construcción. Me va bien.

constructor_1

Me dedico a la construcción y me va bien

 

Hace unos años me enteré que esta mina era delincuente, que estaba involucrada en estafas, consumo de cocaína y mil weas. Su ex pareja era asaltante de bancos, y los atributos de esta mina los aprovechaba para delinquir, obviamente.

Resultó que un día viajé a una localidad cerca de Valdivia desde Puerto Montt y lo hice en bus, tenía que ver un posible negocio y me quedaría una noche en Valdivia. Quería tomarme un copete esa noche ya que eran mis instancias de relajo entre tanta pega.

Estaba en el bus sentado solo al lado de la ventana, y de repente CSM se sube ella y se sienta al lado mio… wn un perfume y un cuerpazo que me puso tieso todo wn… avanza el bus y yo pensaba en si decirle.. nose po “hola te acordai de mí y weas”… La mina se sabía vestir, no era para nada chula a pesar de ser delincuente po wn.. PRO-FE-SIO-NAL

No tengo donde quedarme papito, ¿te sobra una pieza?

De ahí llegando a Puerto Varas, o cerca más bien, pensaba que la única forma de entablar conversación era haciéndome ver interesante pero interesante de asaltar. Trataba de imaginar algo pero no se me ocurría nada.  Andaba trayendo weas para comer así que a lo único que atiné fue a decirle: flaca querís?? – Yapo me dijo, sacó uno de los caramelos y empezamos a conversar puras weas, para no quedar de cagao le presté la clave del wifi de mi celular por un rato.

Ahí me dí cuenta que la mina andaba como con pena wn, de repente se les nota a las minas cuando han llorado, pero aunque no le pregunté weas sobre eso caché que ni en su puta vida sabia quién era yo.

No le dije nada tampoco, pero cuando la conversación llegó a un punto donde me preguntó en qué andaba y si era de Valdivia… la mentira salió sola: la verdad es que voy a cerrar un negocio a comprar un terreno – le dije – y ahí se me ocurrió agregar “y el caballero que me vende no le cree a los bancos, tengo que llevarle todo en efectivo y weas, es a la antigua jajjajaja pero bueno que se le va a hacer”. Pude notar en esa risa de JiJi Ji jijijiji que le interesó la wea, se le pasó hasta la cara de pena ctm.

 

Criao en Puerto Montt, empresario de la construcción, CÓMO SE IBA A NEGAR

Criao en Puerto Montt, empresario de la construcción, CÓMO SE IBA A NEGAR

De ahí que empezó a coquetearme con cada vez más violencia para hacerme caer, lo que no era malo ya que yo quería puro culiarmela nomás. Su mirada se clavó en un banano que yo andaba usando donde no había más que un paquete de galletas y mi billetera con el efectivo pal viaje que no era mucho. Andaba también con un morral de mano y una maleta chica con mudas de ropa pal día siguiente.

La conversación seguía y me engrupía que se quedaba en Valdivia, que tenía que buscar donde dormir, que tenía un pariente enfermo y puras weas de esas. Preguntó cuánto salía el terreno y yo le inventé un valor más o menos generoso para que le interesara, entonces le dije: Chuta flaquita espérame voy al baño.

Fui con mi morral, que siempre estuvo en mis piernas y ya en el baño saqué un The Clinic que andaba trayendo.  Lo doblé varias veces con la tula tiesa hermano, para cortarlo como si fueran billetes, si hubiera tenido más tiempo me corro una weon, ese cuerpazo lo valía.

Estuve como 10 minutos en el baño pero alcancé a cortar el diario completo con un corta cartón que guardaba para trabajar. Le puse un primer billete de 2 lukas jajaajjaaj. Pensé en ponerle uno de 10, pero me arrepentí.

garay

Pensé ponerle uno de 10 lucas, pero pa queeeeee

Me volví a sentar, ella me estaba diciendo que no tenía donde quedarse, le dije que arrendara una cabaña que es lo que hice el día antes y me decía que muy caro, que viajaba más por su supuesto pariente enfermo y bla, bla bla…. pero anda a ver ahí mismo quizá la señora te hace un precio, etc etc. Entonces ella me dice las palabras mágicas: “y si me quedo contigo… ¿te sobra una pieza?”.

Claramente estaba esperando a que ella me dijera algo así en algún minuto… porque ella llevó la conversación hasta ahí,  haciéndome el interesado y el weon po, obvio… le dije sipo, no hay drama… seguimos hablando de mil weas. puras weas.

Pasamos a comprar unas weas para comer cuando llegamos a Valdivia, y ahí me empezó a dar nervios, (yo tenía que ir sí o sí a Lanco, esa tarde o al día siguiente). Llegamos a la cabaña y preparé unos nuggets con aji, y unos panes con su café. Me comentaba que ella había tenido un ex pero que estaba mal emocionalmente, que estaba “sanándose de esa relación”, (me lo decía con cara de sufrimiento y con una blusa que dejaba ver ese cuerpazo, conchesumaaadreeee). Empezó con la típica que le había alegrado el día y nose que bla, bla, bla.

Sana esta relación con ese tremendo banano

Ella estaba sufriendo mientras se sanaba de esa relación.

Yo ya tenía claro que la mina quería puro cagarme con la supuesta plata, pero no arrugué. No iba a dejar pasar la oportunidad así que me acerqué lo más que pude hasta que se levantó a hablar por teléfono. Sin perder las esperanzas esperé a que cortara para abrazarla y decirle: “Tranquila flaca.. las weas pasan por algo”. Ella puso su mano en mi espalda y ahí los besos se descontrolaron.

La mina se fue derecho al pantalón (por el banano por supuesto) y le dije … espera, espera…. Me hice el que buscaba un condón en el morral, pero me fui derechito a la maleta a esconder el banano. La mina me siguió, pero como yo ya había escondido la evidencia no le quedó otra que entrar a la pieza . Se la sacó diciendo que tenía un “dispositivo”, como soy caliente y hueón, le creí no más po.

Obvio que se fijó en mi banano

Así que por fin le pusimos gueno, fue excelente…. lo aproveché al máximo, pensaba en puras hueás porque no quería ni irme conchetumare…me dio incluso para estar un rato abrazados en la cama. Parecía tierna de repente JAJAAJAJ pero no le compré.

Después de un rato, fui a por mi banano con la mentira de sacar un cigarro, abrí la ventana y dejé el banano sobre la cama, la mina lo miró disimuladamente. Me puse el pantalón y entré al baño, en el pantalón tenia lo único de valor, la billetera y unas cuantas chauchas.

Cuando salí en 5 minutos la mina ya no estaba, se había llevado el banano.  Perdí papel picado, 2 lukas, una cajetilla con 3 cigarros y un banano de mierda.

No les niego que me hubiese encantado verla aún recostada y feliz de haberme conocido, pero no po, así no es na la wea y siempre lo supe.

Fue uno de los mejores sexos de mi vida, una mujer preciosa…pero inocente.

 

_____________________________________________________________

¿Tienes una Historia Pulenta de Nadie, para compartir con el Mundo?
¡Escríbenos!

lectore

 

 

 



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(374 votos / 4,62/5)
Cargando…