Gracias Santa Isabel

El Anuncio comercial yace sucio, producto de las innumerables veces que los fetichistas han dado rienda suelta a su onanismo frente a la figura de la animada fémina.

Siempre he sentido extrañas sensaciones cada vez que paso delante de un anuncio de Santa Isabel. Independiente que sea el auténtico Jumbo Vecino -por que donde se pone un Líder Vecino se pone un Santa Isabel, o dos, o tres, como en Quilpué, donde hay un Líder y siete Santa Isabel -me quedo mirando a la muchacha que aparece en la publicidad de Santa Isabel. Es que hay algo en su mirada que resulta diabólico. Sí, estoy seguro que hay una raza de mujeres que andan con el diablo adentro. Y una de ellas trabaja para Santa Isabel. Sí, por que este post bien podría ser interpretado como placement del Supermercado que hace poco era víctima de bulling por dejar a sus trabajadores encerrados con llave aunque hubiese terremoto, explosiones, incendios, invasión extraterreste, cáncer anal. El tema es que ahora nadie se acuerda de esa edición de Informe Especial, los empleados del super de seguro siguen encerrados de noche, y los denunciantes deben estar siendo buscados por la recientemente reorganizada Patria y Libertad.

Pero ese no es el punto. El punto es la mina de los anuncios de Santa Isabel. Sí, Santa Isabel te conoce, libertino que sueñas con ser el marqués de Sade y enseñarle a las doncellas todos los secretos del placer y la estimulación prostática. Y tanto te conoce que te mira a los ojos con una mirada libidinosa:

Siempre condón, con los mejores precios

Sí, la mina de los comerciales de Santa Isabel tiene una cara de ninfómana en posición de ataque que ni te digo.

Y es impresionante, en todos los anuncios sale con esa cara de te voy a hacerte cagar perro conchatumare.

Así que ya sabe señora, si su maríoh insiste en llevarla al Supermercado Santa Isabel, no es por que los precios sean supuestamente más baratos, o por que el pan es mejol. Es exclusivamente por la influencia de esta succubus, la cual, entre sus sueños húmedos ataca cada noche que van a Santa Isabel. Por que la Santa Isabel conoce a su marido mucho mejor que usted, señora, que la última vez que se depiló fue cuatro días después de la noche de bodas y cuyos cuatro hijos ya le dejaron la guata, no como delantal, sino que como túnica, y que el desodorante lo ve como algo indiferente en el catálogo de Avon. En cambio, a diferencia de usted, adicta a las juntas en el CEMA y los aquelarres, Santa Isabel llega enmascarada, con botas negras de cuero y puntas de tacón de veinte centímetros lo que permite la inclinación perfecta para los sueños húmedos de su marido. A la mierda Josefina Correa, los bukkakes con Santa Isabel son más económicos, siempre. Y por supuesto, permite gastar todos los puntos Néctar que habías acumulado.

Con su dedo índice y polera de Camila Vallejo, demostrando que sí conoce las técnicas de estimulación prostática para caballeros.

Lo peor de todo, caballero, es que ella busca insistentemente satisfacer sus instintos sadomasoquistas. La picardía con que muestra el dedito demuestra cuáles son sus intenciones: metérselo en pleno acto en el pequeño y proceder a hacer añicos su próstata. Quizás, tras la visita de la succubus, no sólo haya perdido usted toda su energía vital, sino que pedirá con insistencia una coronta de choclo. Por eso mismo, ya no requerirá ir al supermercado: irá a la feria más cercana, donde un fornido, resudado, y mórbidamente obeso vendedor de sandías le dará estimulación prostática y toda la sandía que pueda comer. Por que Santa Isabel te conoce.

Acá en Loserpower su teléfono es una necesidad de prioridad uno, junto con el de Camilita de los Venegas. El teléfono de Camila Vallejo ya lo tenemos, no se molesten, aunque ya no lo responda por que no la están llamando exclusivamente jotes para invitarla a salir :(



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(1 votos / 1,00/5)
Loading...