Semana de la Medicina Poloni: Los Iriólogos

port kepaza

La iriología, es una práctica que forma parte de las llamadas “medicinas alternativas” y que supuestamente, permite diagnosticar enfermedades físicas y mentales, a través de la observación de los distintos patrones en las líneas del iris de los ojos. Supuestamente, sus orígenes se remontan al antiguo Egipto, pero no hay mucha claridad al respecto. Lo que si está claro, es que la medicina ha sido categórica al calificar la iriología como una pseudo ciencia y afirmar que está mucho más cerca de la charlatanería que de una práctica seria. Una seria investigación para nuestro especial de la Medicina Poloni.

De todos modos, como muchas otras prácticas que sabemos que son pura bosta, como leerse las cartas o poner la lanita roja en la mano de la guagua para que no la “ojeen” o para evitar el empacho, la gente sigue yendo a consultar por sus dolencias al iriólogo, en vez de ir al médico, sobretodo en regiones donde, aparentemente les va muy bien. Es cosa de caminar un par de cuadras por cualquier pueblo de mierda como Copiapó, Quilpué, Talca, Chillán o Coyhaique, y te vas a topar con más de una “consulta”. Incluso, hay algunas que se ufanan de tener “moderno equipamiento”, para analizar de mejor manera el iris.

dencil
El célebre Dr.Dencil, conocido Iriólogo.

Honestamente, hasta antes de escribir este artículo, lo único que sabía de la iriología, lo sabía por las entrevistas que dio el Doctor Dencil, un prócer de la disciplina en Chile, cuya vida cambió luego de un ataque mortal de diarrea, del que se curó comiendo pasto, para luego convertirse en un maestro de la medicina alternativa, curando incluso a Bill Clinton.

De todos modos, como somos unos guatones perdedores que sólo sabemos de memes, pero eso no significa que no tengamos sentido común y sepamos que es prácticamente imposible diagnosticar enfermedades puro mirando los ojos. Por eso, le preguntamos directamente a la gente que sabe porque, no basta con que todo el mundo sepa que son unos chantas culiaos, necesitamos opiniones profesionales.

operacion%20005_jpg.jpg
Ni le miraron los ojos antes de abrirlo, FARSANTES

El médico de la Universidad de Chile, Carlos González, afirma que no existen pruebas concretas que permitan afirmar que “todo” puede diagnosticarse a través de la observación del iris, menos si lo hace alguien que no tiene formación científica. “Estamos claros que los ojos pueden manifestar síntomas de una determinada enfermedad, pero emitir un diagnóstico implica conocer la sintomatología y, aun así, es posible equivocarse”. Más categórico es el médico de la Universidad Católica Marco Soto – JUSTO LO PUSE SEGUNDO PK ES DE LA CATÓLICA. KHE BUENA TALLA MEN –, quien señala que no existe evidencia científica alguna, que pueda siquiera dar “un atisbo de credibilidad” a los iriólogos.

 

Pero, como no es correcto quedarse con una sola versión, es justo que consultemos con los aludidos.

 

El primer iriólogo que consulto es Johni, quien amablemente contestó mis consultas – aunque no le dije que mi intención era decir en una popular página de internet, que los iriólogos son unos chantas de mierda –. Johni, que tiene su consulta en una céntrica galería de Coyhaique,  al lado de vendedores de hierbas medicinales y de servicios técnicos de celulares, me cuenta que él aprendió solo la iriólogía, que es una especie de don y que gracias a la iriología, “pudo conocer lo más profundo del cuerpo humano y reconocer todo tipo de males”. ¿Todo tipo de males? ¿No será como mucho?

Tu Iris me dice que hiciste un Gangbang con un camión de negros. Invita pa la otra

Cuando le pregunto sobre los fundamentos de la iriología, Johni se va en la profunda y me dice: “Se trata de una disciplina muy antigua, basada en la antigua sabiduría griega”, cosa que no me convence mucho. De hecho, creo que hay que ser muy pelotudo para creer una respuesta así. Pero, según veo, al tipo le va bien. “Tengo la agenda llena  siempre”, me dice, “y si es así, es por que funciona”. Desgraciadamente para mí, no tengo como comprobar ni lo primero ni lo segundo.

Finalmente, le pregunto sobre las críticas a la iriología y me responde “son “infundadas”,  – cuestión que me causa sorpresa porque, ni siquiera fue capaz de decirme cuáles son los fundamentos de su disciplina –, que “provienen de gente ignorante” y agrega: “la culpa del desprestigio de la iriología la tienen los médicos, porque son envidiosos y siempre desacreditan lo que no pueden explicar, como la alquimia o la telepatía”.

 

El segundo iriólogo que consulto es Manuel, quien ante la pregunta “¿Cuáles son los fundamentos de la iriología?” me responde: “Yo no soy iriólogo y se dice iridólogo. Yo soy naturópata del instituto Carlos Casanueva. Además de iridiología, estudié reflexoterapia y anamnesis”. Dicho de otro modo, no sólo puedes ganarte la vida como un charlatán, sino que además puedes estudiarlo por OCHO SEMESTRES y ejercer profesionalmente una carrera con nombre de categoría del Diablo, con la venia del Ministerio de Educación. Increíble.

No sé si diagnosticarlo con alguna hueá o dejarlo de fondo de escritorio

Manuel me dice que “hay mucho chanta ejerciendo la iridología y que engaña a la gente”,  que la “iridología es una disciplina seria y que no sólo basta con diagnosticar la enfermedad, sino que además hay que prescribir un tratamiento. En el fondo, eso es lo que hace un naturópata”.

Según su formación – pueden consultar la malla de la carrera aquí –, el tipo aprendió a diagnosticar enfermedades, en base a preguntas hechas al paciente, y a recetar hierbas medicinales. Dicho de otro modo, es una especie de curandero profesional que, según la página del instituto, tiene un amplio campo laboral “por la formación académica en las áreas de Nutrición, Fitoterapia, Homeopatía y técnicas terapéuticas se pueden integrar en equipos multidisciplinarios en organismos públicos y privados, tales como Centros de medicina complementaria, centros comunales, establecimientos de productos naturales, farmacias y además en consultas privadas”. Haberme avispado antes.

Cuando le pregunto si cree que es posible diagnosticar enfermedades, observando los patrones del iris, me contesta “obvio que sí, los ojos son realmente las ventanas del alma y a través de ellos, es posible detectar enfermedades físicas y mentales, lesiones musculares y óseas y hasta el dolor de muelas”.

¿Por qué no me dejé revisar los ojos?

¿Dolor de muelas? O sea, ¿es posible que un iriólogo cache que tengo caries puro mirándome los azules? Para los odontólogos Daniela De La Prida y Gustavo Catrilef, es imposible detectar alguna enfermedad bucal o lesión en los dientes, con sólo ver los ojos. La mandíbula, tal vez, pero viendo el iris es imposible. Incluso, hay algunas que sólo pueden detectarse a través de radiografías y pasan desapercibidas a simple vista. Por lo tanto, quien afirme que puede diagnosticar enfermedades bucales, solamente mirando los ojos, no es más que un chanta.  Y claro poh, tienes que ser bastante ahueonao para decir que puedes diagnosticar dolores de muelas, revisando los ojos.

Lo mismo ocurre con las lesiones óseas ya que, la kinesióloga Consuelo Orrego señala que es imposible diagnosticarlas revisando el iris de una persona, pero que si es posible detectar ciertos procesos alérgicos en las personas. Eso es curioso porque, ninguno de los iriólogos consultados me mencionó las alergias, las que sí pueden diagnosticarse observando el iris.

 

Perfecto, ya  sabemos lo que piensan los médicos sobre la iriología y lo que dicen en su defensa los iriólogos. Nos estaría faltando lo que piensan las personas que van al iriólogo y saber por qué chuchas van para allá.

 

La señora Luz, que se atiende con Johni, me dice que se atiende con él “porque siempre le achunta”. O sea, la señora se atiende con el iriólogo porque cree que la salud vendría siendo una cuestión de achuntarle. Otro de los clientes de Johni, que no quiso dar su nombre (porque cachó que lo iba a pichulear) me dice que va al iriólogo “porque los médicos son muy caros”. Cuando le pregunto cuánto cuesta la consulta, algo que Johni no quiso responder, me dice “doce luquitas”. ¿Doce lucas? Creo que eso es sólo un poco menos de lo que cobra un médico general por una consulta particular.

Por otra parte, Raquel, una de las pacientes de Manuel, el neturópata, me dice que se atiende con él porque “no confía en los médicos y prefiere lo natural”. Casi le pregunto si vacuna a sus hijos, pero quizás se ofendía. Finalmente, María Belén, me dice que va al iriólogo porque los médicos nunca tienen hora. O sea, para ella da lo mismo un médico que un iriólogo.

señoraDesde que voy al iriólogo cocino más rico

Cuatro personas no son una muestra representativa, pero creo que ninguno de sus argumentos me parece muy válido. Yo no soy médico ni pertenezco al mundo de las ciencias pero, según lo que me dijo gente del área de la salud, los iriólogos son unos chantas de primera categoría, que lo único que hacen es diagnosticar una enfermedad al achunte, según lo que le dice el paciente, para después recetar un par de hierbas medicinales. Eso no es secreto para nadie, entonces ¿Por qué la gente sigue creyendo en los iriólogos? Si me preguntan, creo que es por pura ignorancia y también creo que es peligroso para las mismas personas, que ponen su salud en las manos de hueones chantas. Desgraciadamente para mí, a nadie le importa mi opinión así que, mejor preguntarle a alguien que sepa, como nuestro bien amado editor CSP, un connotado traficante dentista rural, quien afirma:

“Este tipo de entes hacen un daño terrible a la salud pública. Es especialmente perjudicial porque la víctima siempre es gente vulnerable sumida en su ignorancia busca esperanzada en encontrar una mejor solución a sus problemas de salud desperdiciando medios, dinero y sobre todo tiempo que no tiene. Enfatizo tiempo porque en salud es un factor determinante, puede ser la diferencia entre una enfermedad simple a una compleja, la diferencia un tratamiento barato y corto e inocuo con uno largo, doloroso, caro y por qué no decirlo, en no pocos casos la diferencia entre la vida y la muerte. Mira que te contesté bonito Zupito culiao”

Y ustedes, de corazón ¿Irían a un Iriólogo?

Si tienes un relato, historia, vivencia o columna respecto a la medicina Poloni puedes enviarnos tu post a nuestra casilla de siempre, como siempre estamos atentos a todos sus aportes

lectore¡Click!



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(72 votos / 4,42/5)
Cargando…