El Gambazo: ¿Tribu urbana o una especie solitaria?

1289176696255_f[1]

Primero que nada vamos a nivelar parriba y les voy a soltar el tema que inspiró esta exhaustiva investigación. Para que el incauto que todavía no sabe qué significa “gambazo” se ilustre, y para el que si lo sabe, despierte esos horrendos recuerdos que juró jamás volver a invocar.

El video

Éste video si bien es más viejo que la xuxa, es puro WIN. Y del bueno.

“Rock n Ron” es como una volá Mox, pero más thrasher y más desconocida.

Es el “one hit wonder” (la única mierda realmente famosa) de estos locos. La edad del disco (pinche demo del 2006 llamado “Impura Realidad”) le agrega el suficiente misticismo como para que postule a ser de una de esas típicas leyendas urbanas chilenas: “la banda del amigo de mi amigo es entera wena, lorea”.

El tema

La canción versa principalmente sobre un weon rancio que es asaltado sexualmente por una gorda rancia, y en vez de arrancar como lo haría el onvre promedio, el muchacho toma cartas en el asunto y en tiernas palabras: se la culea.

El onvre

Explicar el comportamiento del muchacho es sencillo: Es un weon que alcanzó los niveles más altos de la iluminación del ser, ya que entiende que su misión en la tierra es perpetuar la especie sin fijarse en banalidades como la forma, edad, inteligencia, raza e incluso especie con la que intenta concebir el milagro de la vida. A este weon le sirve de todo, y poco le importa aquello.

Éste y no otro, es el verdadero héroe clásico traído al siglo XXI, el verdadero Soldado Universal, un macho alfa lomo plateado, empalador de hembras amazónicas, el terror de los catres de pobla. Un militar capaz de combatir bajo cualquier circunstancia y condición. Es el único que sale feliz de un antro de mala muerte en una noche penca. Porque la vida es una sola, porque el mandril se manda solo. Se sirve a una guatona rancia con ganas, le agarra el poto a la señora de la feria, se engrupe a la dueña del local y de paso se cepilla a un travesti ebrio. Es de los que se va de putas a Bandera y se hace cagar con 5 lucas.

La envra

No nos engañemos, no todas las guatonas son rancias.

Tenemos a las gorditas simpáticas (que básicamente se comportan igual que las feas): No les toca nunca, pero se esfuerzan en tratarlo a uno como rey. Hacen el esfuerzo de coquetear, saben cocinar mejor que tu vieja, son capaces de esperarte horas, no se quejan y se entregan por completo al acto amatorio. Al final uno les termina dando con más cariño que rabia porque puta que le puso empeño. Uno se termina pegando el pique igual a San Bernardo con una sonrisa en la cara (a puro remojarlo un rato, pegarse una ducha y partir a clases). La gordita simpática le ayuda a la vieja a atender su negocio después de clases, se ríe de tus malos chistes, te atiende sin perder la sonrisa y se despide con los ojitos brillosos. Uno termina volviendo a ese local sólo para pedirle matrimonio y arrancarse al sur a vivir de cultivar la tierra, mientras la’eñora te prepara unos panes amasados y te regalonea en invierno con su tonta salamandra encendía. Unos bailes eróticos con un baby doll al ritmo de los Charros de Lumaco terminan por concluir este paraíso de carnes laxas.

181361EF827E3A3D7C805A1F64549F[1]
“Vamos a hacer cositas al campo? Jijijij”

El opuesto del paraíso carnal, son las guatonas metaleras: De las que abundan en el Entre Latas, las que apelan a la chaqueta de cuero y a unas calzas hechas de Adamantium que deben soportar más fuerzas G que Shumajer. Esas weonas andan en grupo para terminar venciendo por desgaste. De las que poco y nada saben realmente de trve metal, que se hacen de rogar y no sueltan el chiquirisi si no las invitai a unas chelas antes. Con las que terminai culeando en un motel de Los Héroes con la luz apagada (que pagai vo obviamente), y que cuando le pides que bese al indio Patagón o se niega rotundamente, o te lo despedaza a mascadas.

Te vai pa la casa con 20 lucas menos, arrepentido, con marcas de dientes en el  pene, con miedo de haberte pegado unos 3 tipos distintos de SIDA y cagao de frío porque por ebrio perdiste el polerón en el camino (no es que me haya pasado).

20100810074507-fat-goth-slut[1]

“Te amo… amorderte la tula y a comerte el corasound porque tengo hambre”

El gambazo

El Gambazo es un ser completamente distinto al resto, es un ser solitario. Su territorio es de varios kilómetros de extensión, el que defienden muchas veces con la propia vida. Tienen la independencia de un lobo y la fuerza de un oso. El sigilo de un felino. El hambre de la Rosa.

Las guatonas metaleras van en grupo (acompañadas entre ellas mismas para que la más gorda haga parecer más rica a la menos mala), las gorditas simpáticas también (pero solas en la individualidad, ya que acompañan a las amigas flacas/ricas, y así levantar más pasiones).

Pero con el Gambazo uno no se topa. El Gambazo te encuentra.

Pueden salir de muchos lados: De una salida forzada por compañeros/as de la pega, por obligación de las compañeras de instituto/universidad para generar el contraste que las haga ver más atractivas, o porque en el fondo son malas diadentro, y están esperando a que un inocente borrachín caiga en sus redes. Una devoradora de onvres. Una maniter.

No son como los pokemones, o los hipster o cualquier wea de esas. Porque finalmente ellos se reconocen entre sí. Hay un nombre característico que partiendo como mofa, termina convirtiéndose en la etiqueta que les permite ser reconocidos ellos mismos y la sociedá. El Gambazo se niega a sí mismo tres veces, y niega formar parte de algo más.

“Ahhhh!… pero éste es aweonao, es wea de no darle la pasá y comerme a la weona rica.” “Yo solo me sirvo filetito compare, ni ahí con las feas culiás ni las guatonas rancias. Perdedor culiao”

Cuando la Gambazo entra en acción es porque ya es demasiado tarde. Porque ya estai como huasca o porque ignoraste las señales de peligro. Prevenir es tarea de todos, estos son unos simples consejos para identificarlas en la rutina diaria antes de que sea tarde:

  • Son intolerables. Da igual cómo te acerques a ellas, siempre tienen cara de estar muriendo por desangramiento anal. No te miran nunca a los ojos, y si lo hacen es con odio, el que se extiende incluso para miembros de su misma especie.
  • Son el depredador natural de las viejas de las bolsas. Pelean a muerte por un asiento en el Metro. Nunca las verás subiendo escaleras.
  • Se excitan con la pera de Luchito Jara. Sienten deseos sexuales en vez de instinto maternal protector con la estatura de Ricardo Montaner.
  • Tienden a calentarse con jovencitos, o con fotos de Luismi, Ricky o Chayams cuando lolos. Muchas tienen un poster de TVGrama pegado en la puerta del baño.
  • Representan la mitad del público que asiste a los conciertos de Lucybell (De hecho me gustaría arriesgar el pellejo en pos de la ciencia en un concierto para demostrar mi punto). Matarían a chupadas y lengüetazos al Beto Cuevas.
  • Y por último y más importante: Si has sobrevivido a la mayoría de sus ataques, pero en un acto de desesperación se vuelve amable, se te acerca mucho, te compra chelas, completos en el Pikachu (no es que me haya pasado), HUYE WEON. HUYE.

O vas a terminar encerrado en su pieza (si fuiste tan ingenuo como para ir a una fiesta en su guarida con la esperanza de que al menos tenga amigas ricas, otra wea que nunca más voy a tienes que hacer), acorralado contra un árbol en el Parque Forestal un viernes en la noshe, o peor aún, saltando una muralla de una conocida universidad estatal santiaguina sólo para intentar salvar un poco de orgullo que sea.

tumblr_ltd8h5Im1r1qghhwyo1_500[1]

“Vamos a la óxido shushetumare”

 

________________________________________

Recuerda que también puedes enviar tu anécdota post



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(18 votos / 4,61/5)
Cargando…