DeCAGOlo de un buen cagador

Nota: Esto es un texto informativo/educativo, así que si quieres reír con un video loquillo o una foto graciosa tienes acá mismo muchas otras opciones.

La expulsión de las heces en el ser humano es una experiencia biológica compleja, a la que nunca se le ha puesto la atención que merece por tratarse de un tema tan poco decoroso (por la atmósfera degradante y primitiva que la rodea) que llega a ser bochornoso reconocer ante una audiencia siquiera que uno realiza esta actividad tan normal como jalar respirar o comer.
En LoserPower vamos a sacar el velo del tabú y con este pequeño escrito darte un par de tips que probablemente ya sabes para hacer de este placentero/desagradable (depende de la persona y/o situación) momento una experiencia lo más gratificante posible.

Tipos de cagadas.

La caca, así como el espíritu santo, se puede manifestar de diversas formas, todo dependiendo de la situación en la que el evacuador esté o haya estado inmerso, con todos los factores que puedan haber influido para que el tipo de excreta que esté asediando el esfínter anal sea de esa forma y no de otra. Los más clásicos son:
Nota 2: Los pedos los denominaremos “peos”, en Chile sería la pronunciación normal y se vería muy siútico si lo escribiese como corresponde.

La cagada Normal


Es la más deseable de todas. Uno llega, se sienta en la taza (o donde uno haya decidido parir el mulato) y este sale de un tamaño adecuado, consistente, no doloroso ni muy manchón ni oloroso, de fácil limpieza y con una sensación de resarcimiento espiritual que ni master card te puede comprar.

Cagada super size
Super size es considerado el lulo que supere los 30 cms de largo o su diámetro sea mayor al 115% del ano extendido. Puede presentarse en casi todas las formas descritas en este listado. Por motivos obvios ensucia mucho más.

La estítica o “de corderito”
Es cuando por ejemplo has comido mucho chocolate o hayas tenido alguna otra razón para estar trancado. Es una tortura de horas, la incomodidad por no haber ido al WC a despejar el colon se acrecienta con el paso del tiempo incluso provocando un malestar generalizado, que si bien no te postra, te hace menos grata la actividad diaria. Realizar la labor del alumbramiento fecal es bien difícil, porque cuesta un montón que la mierda caiga. Está todo seco, hay harto peo inútil y poca materia, con suerte puedes cagar “trozos” de lo que sería el excremento entero, a lo más cagas unas pelotitas (por eso lo de cordero) y uno que otro pedacito de caca espermiforme. Es una evacuación sufriente, en donde te esfuerzas pero consigues pocos resultados, no te cuesta mucho limpiarte pero quedas con la sensación de tener adentro aún más de ¾ del mojón entero que planeabas expulsar. Muy frustrante.

La cagada cremosona semi seca tirando para normal
A esta le tengo un resquemor especial. Debe ser por lo que me disgusta limpiarme después porque este tipo de deposición te deja como niñito comiendo chocolate. La cosa es que si bien la cantidad de caca es harta, expulsarla no es fácil como esta lo amerita, el tránsito es más bien lento y cagar se hace un trabajo tedioso. La boñiga es cremosa pero seca al mismo tiempo, es relativamente blanda pero consistente como para molestar al abrirse paso y menos lubricada de lo que uno deseara (es como greda trabajable). Luego de expulsada la excreta el picarón de carne popó queda para qué les cuento. Limpiarse es re difícil, uno cree que en vez de sacar esta greda pegada sólo se la esparce por entremedio de los cachetes (se abraza a los pelos del culo como sobreviviente de maremoto al árbol) quedando finalmente una mancha seca insacable con puro papel.

Blandengue.
La típica cagadera de mojones como con hilos, medios pálidos, de dureza relativa normalmente con choclos. Niun llobri.

El cuasi churrete
Es el paso anterior a la diarrea. Es aquella que es menos consistente que lo habitual pero no alcanza la liquidez, está en un estado gel-crema. Normalmente esta te hace superar tu récord personal en los 100 metros, pero tampoco causa mayores estragos. Evacuar este tipo de caca es aliviador, algo violento (cuando sale como pistola de agua pero de mierda batida) pero no provoca mayores molestias, ensucia harto pero es de relativa fácil remoción. El olor ni te cuento, ya lo recordarás por ejemplo en esos días de estrés que estabas con el corazón en la boca.

Diarrea o churretera propiamente tal
Este es el terrible del otro lado de la vereda, la churretera severa. La mayoría de las veces es causado por una patología (desde comer algo en mal estado hasta SIDA, ya sabrán muchos de por acá). Este es el que te hace sentir los retorcijones, las burbujas y toda la pirotecnia inconfortable (hasta dolorosa en no pocos casos). Los peos con “caldo” manchacalzoncillos son la señal de la literal cagada que está pronta a ocurrir. Evacuar es una experiencia desagradable, uno siente que está vomitando por debajo, la deposición es tan líquida (como añicos de mierda pequeña flotando en un jugo mierdoso de olor dulzón muy fuerte y repulsivo). Uno está sentado y el caldo mierdoso sale con rabia y alevosía en medio de los sonidos más estridentes que el sistema excretor pueda emitir. El líquido puede tener aspecto de mucosidad en algunos casos (me duele cuando dicen en forma de “jugo de arroz”). El culo queda ardiendo como los mil demonios y pidiendo disculpas por el bochorno que está protagonizando. Es fácil de limpiar cuando la salida es relativamente organizada.

Hay más subdivisiones, pero nos detendremos acá porque estas son las principales. Lo importante en todos estos casos para salir airoso después de hacer de vientre como corresponde es saberse limpiar satisfactoriamente. A satisfactoriamente me refiero a no quedar con la sensación de tener algún grano de caca revoloteando entre los cachetes, manchar los calzoncillos o quedar con una picazón que al rascarse ocasione lo anterior y nos deje con la indeseable raya de nicotina en el cubrepoto de la ropa interior.

Cómo me Limpio


Para ordenarme un poco y ya que cada deposición tiene su maña particular voy a usar la misma clasificación de cagadas que usamos antes.

Para el tipo Normal la limpiada es clásica, agarrar el papel, doblarlo en 2 para redoblar el grosor de éste y pasarlo por la región afectada hasta que después de repetidas limpiadas puedas observar que no hay más material café ensuciando el pulcro blanco/celeste/colorquesea típico del papel que estés usando. Pero esto no siempre sale como está estipulado.
Si la caca sale super size hay que agarrar el papel con cuidado (especialmente en las partes laterales, uno siempre se llena de mierda con una rayita la parte lateral de los dedos). ¿Por qué será que uno cuando se mancha las manos con mierda inevitablemente se las huele muy cerca de la nariz? (y no en pocos casos queda una gotita de mugre en la nariz misma) Bueno, en fin, cuidado en estos casos.

Para la cagada estítica no hay que limpiarse tanto-tanto al menos en extensión, la suciedad queda siempre en el ano o cerca de él, lo que si hay que hacer es aplicar una presión especial para sacar caca que pueda estar estancada en algún recoveco difícil de explorar. Para esto utilice la yema de los dedos haciendo presión en la zona exacta donde quiere limpiarse (así aumenta el roce por ende la limpieza) introduciendo si es necesario algo de papel en el culo (:gay5: /prefieromorirmachoantesdequedarlimpio).

La cagada greda Style es la peor pesadilla de los pobres individuos que tenemos la ardua labor de separar lo que es piel cular de material fecal. Acá sacamos y sacamos caca pero cuesta mucho sacarla, uno lo hace repetidas veces. El problema es cuando llegamos al punto de sentir dolor hiriente a cada embate higienizador, el papel ahora no sólo sale con manchas café, sino que ahora además unas muy poco decorosas trazas de sangre provenientes de la irritada mucosa anal, se te pasan por la cabeza la rollos tremendos como la cochinada que significa tener el torrente sanguíneo expuesto a los microorganismos nocivos y cochinos de la cloaca del cuerpo, cicatrización, en fin un montón de tonteras que no sabes cómo solucionar.
La solución: Cuando ya estés sintiendo el papel como lija lo que debes hacer es agarrarlo (el papel, weón chancho), doblarlo hasta obtener un papel de tres capas y con la llave del agua apenas corriendo recibir con este las gotitas de agua y limpiar de inmediato. La sensación de confort (confortable, no la marca) mejora en 3 aspectos; 1-Suavidad, 2-Frescor (gran alivio para la raja) y 3- Limpieza, ya que despega con mayor eficiencia todo lo que haya podido quedar pegado.
En el caso de no tener una llave de agua cerca (como cuando estés en un baño público) juntar harto escupito y limpiarse con la misma saliva, se consiguen resultados similares utilizando menos recursos. Feo, terrible, pero nadie se enterará jamás.


Cuando hayas cagado una enormidad, blando mas encima, y que el culo te haya quedado embarrado como la cara si hubieses comido salsa de chocolate directo del plato (cosa que no es para nada extraña lo mejor que puedes hacer es tener toalla absorbente cerca (La “toalla Noa” in Chili). La extensión que cubre este papel es tremendamente mejor que el confór, además que la falta de suavidad para la caca de estas características es el mejor catalizador de la absorción y sensación de pulcritud que pueda otorgarte cualquier fibra de celulosa. Quedas im-peque después de 2 o tres pasadas, pero si quedas insatisfecho puedes continuar con el papel convencional.


Cuando cagues por favor no hagas mierdas como ésta (valgalaredundancia)

Para un super size puedes probar un híbrido de Papel absorbente con la mojada con las gotitas de agua, en fin, ahí puedes ir probando técnicas a tu gusto.
Si aún de esto no te sientes limpio o la punzante picazón continúa con porfía, no queda más remedio que limpiarte con abundante agua y jabón en la ducha, frente al lavamanos o en el más maravilloso amigo de la mujer/cagador escandaloso: El Bidet (adorámoste y te bendecimos)

Situaciones incómodas en el diario cagar

F5DAJ1PMF5

1- Cagar en baño público:
Es una soberana lata, no estás en tu casa, en ese baño cómodo, acogedor, esa tapa que por muy roñosa que sea se adapta mejor que cualquier otra al contorno de tus juguetonas pompas. Si el baño es lo suficientemente decente como para no tener que poner los codos sobre las rodillas para contrapesar el trasero flotante que tienes evacuando lo que sobró de los porotos con riendas, se recomienda cubrir el asiento del baño con papel higiénico para que así tu delicada piel no tome contacto directo con ese cultivo de microorganismos de quizás qué leproso utilizó con anterioridad.
No es fácil que el viento o cualquier torpe movimiento que haga que tu pantalón abajo saque de su sitio el papel que con tanto cuidado pusiste, así que aquí la técnica de supervivencia; pégalo con un escupo. No es necesario un pollo hecho y derecho, pero con un puntito de saliva en una zona estratégica del papel proporcionará la adhesividad suficiente como para que quede en su sitio.
Cuando ya estés cagando y no sepas que hacer con los kilos de papel que sacaste del dispensador (mientras obras) lo mejor es dejarlo en el calzoncillo, como está bajo la media pierna queda a la vista, no molesta y accesible para sacar. Ojo, que si hay papel para secarse las manos es re bueno sacar un pedazo para hacer “el primer embate”.

2- Cagar en casa ajena o expuesto a un entorno de poca confianza:
Es re penca cagar en la casa de tus suegros por ejemplo, o donde tu jefe. Más si tienen el baño en una zona cercana a donde se encuentra la tertulia, es una situación en la que el esfínter simplemente no se te relaja o relaja a medias, aumentando la presión caca/mucosa sintiéndose 30 veces más duro cada lulo liberado. Uno de los motivos claves por los cuales ocurre esto es el apremio que tiene uno de ser escuchado en tan degradante y poco decorosa labor, con la sensación de que cualquier sonoro peíto estereofónico va a ser motivo de escándalo o hiriente risa generalizada. Para estos casos se recomienda la técnica bulímica de hacer correr la llave a todo chancho para que nadie se entere (bueno, al final todos lo saben, pero a uno relaja el espíritu creer que los otros escuchan el agua y no los peos o mojones cayendo al agua del WC). Los rituales de higienización ya los nombramos con anterioridad.
Otro cabo que no quieres dejar suelto es el asunto del olor. El hecho de que algún apurado entre inmediatamente después que tú al baño y que piense siquiera “chuuchaa, este weón está podrío por dentro, hediondo e´mierda y asi quiere comerse a mi hija”.

Para bajar considerablemente la escencia excrementosa difundiéndose a través de esas baldosas ajenas lo que debes hacer es sentarte en el wáter como mariconcito, es decir juntar las piernas y hacer un verdadero tapón humano para que el olor de dentro de la taza quede como un acuerdo de caballeros. Lo otro que puedes hacer es apenas sientas el mojón zambullirse en el caldo de meado con pato purific tirar la cadena pero es que de inmediato cosa que el lulo no alcance ni a sabanearse.
Puedes combinar todas las técnicas ya tener un desempeño menos poco decoroso en el tualét.

3- Que estés cagando y que al caer la boñiga te salpique agua al culo: Es terrible, es muy probable que eso ocurra así que antes de cagar procura tirar la cadena para que tu mucosa rectal (una importante puerta de entrada de microorganismos patógenos al organismo) no esté expuesto a menstruaciones, orina estancada o hasta semen de quizás qué pelagato

4- Quedarte sin papel: Cuando estés en este doloroso caso y tengas una fuente de agua y jabón cerca estás salvado. Si no, lo único que puedes hacer es asegurarte de desprenderte de la ropa íntima más barata que tengas (calzoncillo, camiseta, calzón, colaless o calcetines) y despedirte de ella para siempre.

5- Cagar a campo abierto: Se recomienda por decencia con el medio ambiente (tu mierda no es la misma que la de una vaca, quizás cuánto ron, drogas o plástico de cajitas felices estás echando al ambiente) procura hacer un hoyito o por último tapar todo el crimen con tierra encima. No servirá de abono pero por último el espectáculo será menos dantesco. Si no quiere salir herido o sensiblemente irritado NO intente por ningún motivo limpiarse con “hojitas o ramitas” porque está en la naturaleza, en un mito tan falso como ese chistecito de limpiarse el poto con un boleto de micro.

Y bueno, por último la recomendación que nunca está de más, lávense bien las manos después de parir el mulato, ojalá refregándote bien las manos (con esponja, cepillo, calcetín, en fin, cualquier arrastra suciedad que tengan a mano) y limpiándote las uñas, porque si supieras la cantidad de coliformes que se te acumulan y fermentan sin saber en el espacio bajo la uña post higiene rajal preferirías comer con las patas.

Esperemos que su evacuación y obra sea más llevadera de aquí en adelante.
Váyanse a cagar.-



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(2 votos / 5,00/5)
Cargando…