[Club de Lectores LP]: Me infiltré en el submundo de las peleas callejeras en Temuco

Furlong-in-American-History-X-edward-furlong-27241041-853-480

por Marcelosky

Hace 4 o 5 meses que vivo en Temuco y siempre me ha llamado la atención esa manía que tienen los sureños de ser tan amables hasta con los desconocidos

Tengo un trabajo penca y vivo chato de todo. Aparte de que puta, pa que vamos a andar con cosas: Temuco es mas fome que la chucha, nunca pasa nada entretenido. A lo más hay algo de movimiento cuando a los giles se les ocurre quemar algo como si fuera deporte.

Una ciudad amiga del medio ambiente

Temuco: una ciudad tan amiga del medio ambiente como Beijing

En el taller donde trabajo hay un compadre bien simpático, al que le decimos el negro. Siempre me descoloca que llegue con una sonrisa de oreja a oreja como si todos los días lo pasara la raja cual negro Piñera, sepa uno qué es lo que hace pa llegar así todos los dias. Mientras conversábamos caché que tenía un ojo morado y le tiré un par de tallas pa saber si la mina le había pegado, pero como que no me quiso contar, igual quedé metido. Más tarde le pregunté qué hacía pa entretenerse si la wea era tan fome.

Me contó que le gustaba hacer deporte. Entonces le dije que si tenía pichanga un día me invitara pa no aburrirme en la casa y me dijo:

“puta, hoy nos falta uno pa la noche. Si querís anda. Juntémonos en el mall viejo pero hazla piola sipo”

y puta ya po, igual me quedó dando vueltas eso de que la hiciera piola. Si al final era una pichangüita nomas como pa darle tanto color.

Fui a donde me dijo. Yo en realidad nunca había ido a ese mall, no tenia idea de que existía y resultó que era una cagá indigna. Un peladero pasao a pichí y vino en caja, oscuro y con todos los vidrios rotos.

 

mall_1

Por lo que supe despues era algo así como la gran novedad en Temuco, pero que después quebró porque ahí supuestamente vivía el diablo, weas que todavía creen los huasos acá, entonces quedó botado juntando curaos putas y polvo

 

No veía a nadie, y di un par de vueltas, cagao de miedo porque ya veía que en cualquier momento alguien me pegaba un puntazo y de repente un weon comenzó a gritar para que fuera. Supuse que era del equipo.

“vos eris el marcelo?”

Le dije que si y me hizo pasar a lo que parecía el estacionamiento. Me dijo que caminara derecho nomas, estaba más oscuro que la cresta y al fondo se veía un foco encendido asi que seguí caminando.

Me encontré con el Negro y vi una de las cosas mas freak que me había tocado ver desde que llegue a Temuco: Había un piño de gente reunida, música a todo chancho y al medio 2 simios agarrándose a puño limpio.

Le pregunté al Negro que había pasado con la pichanga.

 

“Ésta es po “

 

Resultó que las pichangas del negro eran juntarse en un estacionamiento y agarrarse a combos con algún cuma de la zona. En el grupo había toda clase de gente: altos, bajos, flacos, guatones uno que otro cabeza de músculo. Hasta un par de minas (una bien rica) andaban metidas.

De primera me chocó brigido lo que estaba viendo, en Santiago las peleas son pan de cada dia pero no se agarran por las puras.

Los weones que recién se estaban agarrando a combos terminaron abrazados a lo compadre y se fueron a conversar un rato. De repente sentí un empujón y quede al medio de todos. A esto entró un weon de metro setenta, no alcancé a reaccionar y ya me había pegado un combo en el hocico que me dejó con el cerebro bacilando como curao de fonda.

 

Fotografía REAL, 100% no fake de lo sucedido.

Combos iban, combos venían.

Me pegaron otro par de combos en la guata y ahi recien reaccioné. Empecé a meterle combos como cuando era liceano en Santiago, caché que me estaba comenzando a gustar la hueaita y empecé a pegarle con más ganas. Me sentía un verdadero macho alfa jajaja

Al rato se metió alguien. Nos separó y, acto seguido, el compadre al que acababa de sacarle la cresta me estaba dando la mano como si fuéramos compadres de toda la vida. Volví sopeado al círculo y el Negro me dijo

“Buena mano Marcelito”

Knuckle4

Con esta manito dejé contento al Negro

Y asi pasé la noche en ese antro ordinario. Me agarré con un par de compadres más y me tomé unas piscolas. Me contaron que se juntaban generalmente para botar un poco las tensiones y entretenerse un rato. Les pregunté si las minas también venían a pelear.

-Sipo, a veces se juntan 7 u 8 minas: se tironean el pelo, pegan patadas en la cara… son bestias pa su huea

Ahí me contaban que la mayoría son trabajadores de todo tipo: mecánicos, oficinistas, hasta pacos.

Llegué al otro di a a mi casa, con el hocico hinchado y los nudillos pelados pero nunca me había sentido tan la raja.

_____________________________________________________________

 Club de Lectores LoserPower 

lectore

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes lo escriben y no representan necesariamente el pensamiento de Loserpower Meet and Saca Systems.

 



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(154 votos / 4,25/5)
Loading...