Basuritas

Al recordar que en mi vida- y en la de muchos perdedores más- en algún momento se cruzó el álbum Basuritas, encuentro una de las explicaciones del porqué todavía vivo en la casa de mis viejos, sin plata, teniendo como único trabajo las mierdas que cada dos meses redacto para Curas Graves y rindiéndole culto a Alá y al hueveo puro y duro: mirando hacia atrás, los deformes amiguitos de este álbum deben haber representado una de las primeras manifestaciones pro-hueveo-absurdo publicadas en Shile después de los 17 años en que El General y la junta del ritmo lideraron todos los ránkings, incluido el de bodycounts. Un poco de historia, uno de los primeros panteones del culto loser en nuestro país, todo esto después del salto. Corre a contarle a tus amiguitos.

Nacieron como una humorada de parte de la genial mano de John Pound en 1985, como una parodia de las muñecas Cabbage Pacht Kids (Niños de las lechugas), que básicamente son niños que han nacido de los mentados vegetales. Lo anterior no puede sonar más fome, de partida porque chingarse una verdura debe ser tan excitante como una sesión de chistes de Óscar Gangas, aparte de que no le lleva gritos, ni mechoneos, ni cumshots ni nada; es por eso que nuestro dibujante, colgándose de la inocencia de la colección original, crea su propia saga pervirtiendo el concepto original a través de Garbage Pail Kids, que, para quien no sepa portugués, significa Niños del tarro de basura. Fue una colección sumamente exitosa, que de hecho traspasó las fronteras de los gringos para instalarse en lugares tan disímiles como España (La pandilla basura), Francia (Les crados), Japón (Bukimi kun), Brasil (Gang do lixo), Italia (Gli sgorbions), Israel (Havurat Ha’zevel), Alemania (GPK). A nuestras australes tierras del culo del mundo llega durante el año 1989 bajo el nombre Basuritas, el mismo utilizado en las repúblicas hermanas de Argentina y Perú. Se rumorea que Mari Carmen Saravia sería un personaje de la primera edición peruana.

.

La primera publicación en Chile corre bajo la edición de Salo, en un álbum donde se utilizan los mismos personajes de la edición gringa pero con adaptaciones de los nombres en forma acorde a nuestra lengua. Personajes como Eddy Ficio, Vicente Levidente, Lucho A. Pino o Isaac A. Mocos fueron transformándose en los nuevos ídolos de los patios escolares; de hecho, fue tanto el impacto que no tardaron en aparecer los mismos cartuchos de siempre diciendo que Basuritas era desde un atentado a la institución familiar, hasta una obra del mismo cola ‘e flecha que intentaba reclutar a los niños del mundo a través de la perversión, lo cual a fin de cuentas da lo mismo, pues sabemos que Satán es Tha Real Kumbia. Poco a poco comenzó la censura no de parte de estamentos gubernamentales, pero sí desde la dirección de colegios, centros de padres, e incluso desde el mismo núcleo familiar (por lo menos a mí mis viejos me botaron el álbum, pero lo recuperé de la misma basura). Sabemos que lo prohibido tiene su propio gustito, y en eso también radica la fama y la calidad de objeto de culto de la cual goza actualmente. Casi diez años después de la debacle, durante el año 1999, se publica una segunda edición en Chile contando con una buena acogida – aunque menor que la de la primera edición- por parte de nostálgicos y uno que otro pendejo que gracias al álbum posiblemente se haya salvado de ser pokemón.

.

Como vimos, GPK (a.k.a. Basuritas) tuvo gran fama en Chile en parte debido a la censura, aunque en gran medida por el ingenio de los nombres y los mismos dibujos, hechos especialmente para el retorcido sentido del humor de nuestra generación amante de lo grotesco. El fenómeno posiblemente tiene una raíz más universal, puesto que el mundo a principios de los noventa ya comenzaba a disminuir distancias a través de la interconexión y además se asienta con mayor fuerza la hegemonía cultural estadounidense; lo cual ya nos habla de una sensibilidad en común.

.

 

Bonus Track:

.

En Gringolandia estaban tan locos con estos monitos, que incluso en el año 1987 se hizo una mierda de película a cargo de Rodney Amateau. La historia gira en torno a Dodger, un perdedor como usted o como yo, que de un día para otro ve cómo su vida cambia al conocer a los Garbage Pail Kids. La película obtuvo varias nominaciones a premios, tales como “Peor actor revelación” para cada uno de los enanos que interpretan a los Basuritas; “Peor tema central” para la canción You can be a Garbage pail kid de Michael Lloyd; y “Peores efectos visuales” a cargo de John Carl Buechler, experto en animatronics. Toda una joyita del séptimo arte. Pero como si esto fuera poco, incluso hubo una serie de dibujos animados que fue transmitida solamente en Europa. A continuación, El trailer de la película y la presentación de la serie:

.

.

Más información:

Galería completa de Basuritas

Página de John Pound

IMDb de Garbage Pail kids

Página oficial de Cabbage Patch Kids



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(1 votos / 5,00/5)
Cargando…