África: un problema latente para el resto del mundo, menos para África

África, donde los elefantes se sacan el rostro para ser Anonymous

Si se trata de ejemplos moralinos que hinchan las pelotas lo corriente es que nos salgan de inmediato a manifestar que en África los niños precisamente carecen de aquello que no poseemos. “Cómete toda la comida que en África no tienen qué comer” Nos dicen ante nuestro rostro compungido ante la desastrosa expectativa de un plato de callos a la madrileña -“guatitas” -acompañada de una apetitosa ensalada de cochayuyo. Y de inmediato la madre enciende el telereceptor sólo para cololcarnos la imagen dantesca -sí, dantesca, porque Dante describió algo tan horrible como ir de la mano de su enamorada Beatriz (1) -de niños en estado de desnutrición, niños abandonados a su suerte que, moribundos, se convierten en el almuerzo de Condorito.
Pero seamos claros: En África lo están pasando la raja. Todos esos ejemplos lastimeros que nos cuentan son mentira. ¿Que el Padre Berríos se fue a sufrir en la pobreza? ¡Mentira! Aquí en Loserpower desmitificaremos África, y demostraremos que lo están pasando la zorra pudibunda.

Desnutrición en África:

Mentira. Una absoluta mentira. Todos sabemos que en África hay comida de sobra, así que Maluco no morirá de hambre. De otra manera no sería tan mofletudo como Lavín.

Maluco miente. Encima, es rubio y se tiñó la piel para hacernos creer que es negro, luego, pobre

Por ejemplo, cuando la gente tiene hambre, ¿Qué hace? Va y caza un animal exótico y se lo come, por ejemplo, un elefante, del cual sólo se comen la trompa, como en la foto de arriba, y dejan al resto del elefante andando para que le vuelva a salir otra cara y se pueda seguir comiendo elefante, tal como sucede con las plantas, que no se comen, por que en África las plantas son carnívoras. Todas. Hasta la mariguana.

Además, es de público conocimiento que si los africanos se mantienen tan flacos es solo por moda. Mente Enferma se inspiró de ellos. Twiggy no es más que una copia barata de la belleza africana. Siempre a la moda, cualquier tenida les va bien.

Africanos a la moda

Trabajo

En África hay mucho trabajo, y de sobra, y de muy buena calidad. Ocurre que como nuestros amigos son unos loquillos, les encanta dedicarse al arte. Es así como desde niños se dedican a la escultura:

Todo un michelangelo

Por supuesto, como las artes son muy poco productivas se andan quejando que no tienen dinero y se ponen a llorar que no se ganaron los fondos de cultura. A estos negritos debieran mandarlos a hacer trabajos de verdad, como sacar diamantes de una mina o cualquier otra que de verdad construya civilización.

Higiene:

Bueno, evidentemente higiene no tienen mucha porque como lo dice el nombre, son negritos, y son negritos porque, por un lado, no se lavan, y cuando se lavan dejan el agua toda negra. Entonces el agua les tiene fobia a ellos y ellos le tienen fobia al agua. De hecho Michael Jackson se comenzó a desteñir por adoptar esas costumbres tan antinaturales. Los Africanos se bañan con arena, porque así no pierden su valor alimenticio. Por supuesto, el agua que beben está sucia por la sencilla razón que así se sienten más a gusto, porque el agua limpia les produce un profundo disgusto. Además, para nadie es desconocido que, pese a que los niños se alegraron cuando les pusieron un grifo de agua potable que significaba el fin de la difteria, el ébola y el tifus, esto se terminó en cuanto les llegó la cuenta del agua. Ahí se fue todo a la mierda y prefirieron todos beber agua sucia, que, vamos, es gratis.

Agua limpia, agua fresca.

Religión.

Musulmana por default, es habitual que los encontremos en el atardecer orando hacia la meca. Habitualmente un pozo negro.

Oración para agradecer los alimentos en una granja de simpáticos polluelos

Salubridad.

En el Vaticano nadie baila como el Papa, el Papa, El Papa Ratzi

Hablemos claro: El Sida no existe. Tal como nos aclarase nuestro amigo José Ratzi, el sida no es más que un invento de las compañías internacionales de condones para vender los gorritos pasamontañas del demonio, que, como lo señalara nuestro amigo Hinzi, es terrorismo puro el protestar encapuchao. Entonces, para culiar no hay que ponerse gorrito ni echarla afuera, ni mucho menos la mujer debe ingerir aquellas pildorillas de la mujer libertina. Por fortuna en África aún no llega el boom de las farmacias así que eso no va a pasar. El punto es que lo que en realidad conocemos por SIDA no es más que el fruto de las mismas prácticas homosecsuales de los mismos africanos. ¿Cómo es eso? El principal síntoma del SIDA es el sangramiento anal profuso. El sangramiento anal profuso no es causado por el sida sino por el ser penetrado por supernegros pingones con penes de medio metro y veinte centímetros de radio, ¿Así cómo no sangrar? Es por eso que los homosexuales mueren felices.

La muerte feliz

Ahora, si bien lo que usted llama SIDA, dice usted, nosotros le llamamos sangramiento anal por goce excesivo, no es exclusivo de omosesuales sino de mujeres y onvres héteros, es por que a ellos también les han dado por el culo. Y bueno, al hombre hétero, sencillamente por que de tanto meter la pinga en culos mal lavados, era obvio que se les infecta, se les pudre, se les cae y ahí el sangramiento es peneano, lo cual deriva en una hemorragia incontenible porque se les ha caído un enorme pene. Y eso necesita mucha, pero mucha sangre. Suerte que soy asiático y nada más necesito bajar la pancita un poco para que la cosita quede durita durita como la espinilla que tengo en la espalda.

Puro goce la chiquilla rubia, ah

Sabemos que están esperando el remate del post, pero por si no se han dado cuenta, este es un post muy serio, que busca denunciar a los sinverguenzas que evaden el pago del pasaje del transantiago la estafa de la caridad a África. Así que ya lo sabe, la próxima vez que le pidan un kilo de arroz para los niños africanos, tenga bien presente que no se lo van a comer: o están haciendo dieta, o están ya muertos.

Dedicado a nuestro inspirador, Davor Guranovic, vocalista de “Los Pulentos”


Davor, el de la nariz roja

(1) En estricto rigor, si tomamos en cuenta que la Beatriz del relato del Dante tenía doce años, y las fantasías del poeta eran con una Beatriz aún no puberta, el solo pensar que Aglieri no quería precisamente vivir la eternidad recitándole cuentos sí resulta una imagen pedobearesca.

Próximo Capítulo: Por qué Haití es la Raja



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(2 votos / 3,00/5)
Cargando…